El equilibrio ácido-alcalino del organismo y la alimentación

El desequilibrio ácido-alcalino produce enfermedades y el envejecimiento de nuestro organismo.

“Los gérmenes no son la causa de la enfermedad, sino que buscan su hábitat natural -los tejidos enfermos-, de igual manera que los mosquitos buscan en agua estancada y putrefacta, pero no son la causa de la putrefacción del agua”. Rudolph Virchow.

Una persona con un organismo ácido continuamente se enferma y es muy difícil restablecer su salud a pesar de que se le suministren medicamentos o suplementos alimenticios (vitaminas y minerales).

Según esta teoría, las enfermedades no son causadas por virus o bacterias, microbios y gérmenes externos a nuestro organismo, sino que se trata más bien de la descomposición de nuestras células y tejidos, la que atrae a los gérmenes a su medio natural -tejidos en descomposición- provocando males mayores.

Equilibrio de pH del Cuerpo

El cuerpo tiene que tener un pH equilibrado en la mayoría de los organismos vivientes en la tierra o no funcionan correctamente.

El cuerpo tiene que tener un pH equilibrado en la mayoría de los organismos vivientes en la tierra o no funcionan correctamente. El nivel alcalino es muy importante por que estudios han demostrado que las enfermedades no pueden sobrevivir en un estado alcalino pero en cambio se fortalecen en ambientes acídicos.

Si el pH es acídico: la habilidad de absorber nutrientes y minerales disminuirá, la producción de energía en las células disminuirá, la habilidad de curar las células enfermas disminuye, la habilidad de destoxificar metales pesados disminuye, las células de tumores se fortalecen, y el cuerpo se hace más susceptible a la fatiga y las enfermedades. Un pH acídico puede ocurrir por una dieta acídica, estrés emocional, intoxicación, o reacciones inmunológicas que depraven a las células de oxígeno y otros nutrientes. El cuerpo tratara de compensar este pH acídico usando minerales alcalinos.

pHEste desequilibrio puede ser producido por diversos factores:

• Los pensamientos y palabras que responden a emociones fuertes.
• Música impactante y estresante.
• Fumar y respirar humos y aire contaminado en general.
• Alimentos ácidos como el cerdo, buey, pollo, pavo, pescado, huevos, lácteos, pan y cereales, café, alcohol, chocolate y frutas como naranjas, uvas y piña.
• No se trata de prohibir todos estos alimentos mencionados, sino de evitarlos en esas situaciones en las que percibamos un desequilibrio en nuestro organismo, que por lo general suele ser ácido.

Para contrarrestar esta situación, debemos:

Evitar alimentos ácidos (carnes y derivados animales, incluidos los lácteos, azúcares refinados y pastelería, pistachos, cacahuetes, maíz, azúcar, condimentos como el ketchup y la mayonesa, alcohol, productos enlatados y embutidos, piñas, naranjas y frutas dulces en general, como el mango, uvas, peras, manzanas, etc.) Tomar alimentos alcalinos (soja en todas sus variedades, aguacates, zanahorias, alfalfa germinada, pepino, col, apio, espinacas y hojas verdes en general, guisantes, ajo, etc.) Evitar azúcares, incluidas frutas dulces, pastelería y pasta (macarrones, espagueti, etc.). Hidratación continuada: agua purificada (evitando todo tipo de sodas, alcohol y estimulantes como el café).

Todas las frutas y las verduras, sobre todo crudas, son alcalinas. La patata es un excelente álcalinizante que beneficia a las personas que sufren problemas articulares, úlceras digestivas y gastritis.

Los cereales más alcalinos son el arroz integral, el mijo y el trigo sarraceno. Dentro de las oleaginosas, las más alcalinas son las almendras, el sésamo, las castañas y las olivas negras; dentro de las legumbres, la soja y el azuki. Menor grado de acidez tienen la nuez y la avellana.

¿Cómo mantener un pH normal?

Se necesita una dieta balanceada para mantener el cuerpo con un pH alcalino. Alimentos conocidos como “alcalinos” son el té y la macroalga, que tienden a desplazar el pH a la zona alcalina. Un ejemplo de alimentos “ácidos” son los ricos en proteínas, que llevan el pH a la zona ácida.

Alimentos a evitar.

• Elimina la no-comida basura: conservas, grasas animales, sal, azúcar refinado, carbohidratos refinados (frutas dulces), etc.
• No te pases con la fruta dulce (excepto el limón o la lima; un vaso de agua purificada con unas gotas de limón por la noche, antes de acostarte, tiene un excelente efecto detoxificador).
• Evita la carne de cerdo, de buey, de pollo, los huevos, productos lácteos y todos los derivados de la carne. Evita los productos muertos y busca los productos vivos.
• Desecha los granos y patatas almacenadas en la despensa durante largo tiempo.
• Evita los condimentos, el alcohol, la cafeína.
• Evita los cacahuetes y el maíz, medio fácil para los hongos.
• Evita el aceite calentado y la comida calentada en microondas.

 Los alimentos que no deben faltar.

• Vegetales de hojas oscuras verdes y amarillas (una potente fuente de clorofila, vitaminas y minerales, fibras, encimas, fitonutrientes, etc.).
• Granos germinados, como la alfalfa o la soja germinada.
• Carbohidratos vegetales, como las zanahorias, patatas, calabaza, boniatos, etc.
• Legumbres y granos que no hayan estado largo tiempo almacenados.
• Soja.
• Agua, agua y más agua, pero que sea limpia, purificada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s