Antonio Lozano “Nos llega un agua bacteriológicamente perfecta, pero físicamente muerta”

El Emo de Nayadel es un dispositvo que permite que el agua se vuelva a estructurar y que la informa con frecuencias elevadas. El Emo recrea las circunstancias para que ese agua desvitalizada, desestructurada y muerta que llega a nuestras casas pueda volver a recobrar sus características y sus cualidades. Este artilugio fue desarrollado por cinco personas (Juan, Griselda, Antonio, Emilio y Ángel) que permitieron que sus visiones y sus intuiciones tomaran forma en el plano material. El documental ‘Una realidad paralela’ nos explica cómo se hizo realidad el Emo.

Documental ‘Una realidad paralela’

Para saber qué es exactamente el Emo, qué hace con el agua y por qué es tan importante, hemos hablado con Antonio Lozano, uno de los cinco desarrolladores:

¿Qué es el Emo?

El nombre viene de Energía, Memoria y Orden. El Emo no es un filtro de agua, sino una tecnología que permite que el agua se reestructure molecularmente. El agua en su estado prístino, en su estado natural, tiene la tendencia a asociarse en estructuras hexagonales (en grupos de seis moléculas de H2O), que es lo que vemos en las imágenes de los copos de nieve. Los humanos hemos decidido vivir en ciudades muy grandes, en lugar de vivir cerca de los ríos y recoger el agua que allí fluye (como hemos hecho durante la gran parte de nuestra historia). En vez de eso, paramos el agua en pantanos, la bombeamos, la conducimos a través de tubos rectos, la volvemos a parar en las depuradoras, le echamos oxidantes y bactericidas, la volvemos a bombear y a ponerla a oscuras y en recto… El agua al final pierde su estructura molecular. Nos llega un agua bacteriológicamente perfecta, pero sin estructura hexagonal, físicamente rota. El agua se puede fotografiar, como ha hecho Masaru Emoto, autor de los libros ‘Mensajes del agua’, utilizando microscopios de fondo oscuro. Sus libros nos han ayudado a todos a entender que el agua puede ser bacteriológicamente perfecta, pero estar muerta al estar rota su estructura molecular.

¿Cómo funciona el Emo? ¿Qué hace para devolverle al agua su estructura?

La estructura es la primera parte importante de cómo está el agua. Eso se hace dejando al agua fluir libremente, que el agua se pueda mover generando remolinos. Es la manera en la que el agua se mueve en la naturaleza de forma natural. De hecho, cuando dejamos el agua libre, en el fregadero mismo, tiende a moverse en vórtices. El hecho de que el agua se mueva en vórtices le permite reordenarse. El Emo permite que el agua recupere su estructura hexagonal y eso lo hace en el primer cono (que es un cono hiperbólico, un remolino perfecto), en el que el agua entra de manera lateral y genera un movimiento de implosión, recuperando su vitalidad y su estructura. {Aquí puedes ver un vídeo realizado por el Instituto Hado de Masaru Emoto, donde se ven los cristales del agua tras pasar por el Emo y aquí fotografías realizadas por el Instituto Hado del agua antes y después de pasar por el Emo}.

Otra cosa fundamental que hace el Emo es informar ese agua. El Emo tiene dos dodecaedros. Una vez que el agua ha girado y ha vuelto a encontrase con su movimiento natural y se ha estructurado, pasa por los dodecaedros. En el primer dodecaedro hay una placa de oro y cristales de cuarzo, que han sido informados con frecuencias. El agua recoge esa información y queda informada con esas frecuencias. Al pasar por el cono, el agua ya queda vitalizada, pero una de las cosas que nos enseñó Masaru Emoto es que el agua es capaz de sostener información, es decir, tiene memoria. En función de la información que le demos, cuando un ser vivo toma ese agua, recibe esa información, que resuena con su cuerpo físico y su cuerpo energético. {Aquí puedes ver  fotografías realizadas con una cámara Kirlian}.

¿Con qué frecuencias informa el Emo al agua?

La información que recibe el agua son frecuencias de altas dimensiones que calan en el agua y que resuenan en los cuerpos físicos de los seres humanos que entran en contacto con ese agua. Esas frecuencias permiten que el agua de nuestro cuerpo funcione mejor, como una antena en conexión con toda la energía que nos rodea. El agua es el 70% de nuestro planeta y de nuestro cuerpo, y es la antena de nuestro cuerpo para recibir la información exterior de toda la energía que nos circunda. Si ese agua está estructurada, informada y vibrando en determinado nivel, esa antena funcionará de una manera. Y si eso no es así, esa antena funcionará de otra manera.

Hay varios tipos de Emo…

Sí, está el Emo grande {cuyo funcionamiento se ha explicado en las primeras respuestas}, que es capaz de procesar 1.800 litros cada hora. Hay empresas que fabrican alimentos y pasan el agua por el Emo. También puede instalarse en casas y comunidades, ya que un solo Emo es capaz de atender las necesidades de agua de 30 viviendas. Pero claro, si se instala solo para una casa, el impacto económico es alto.

Luego está el Esencial Emo, que es un pequeño soporte que tiene 11 centímetros de diámetro. El agua no pasa por dentro, sino que el Esencial Emo trabaja de forma pasiva entregando esas frecuencias a un agua que se coloca en una botella encima del soporte. Pero claro, necesitas media hora para un litro de agua. Digamos que el Esencial Emo entrega al agua la esencia de lo que entrega el Emo, que es capaz de trabajar a más profundidad. {Quiero añadir que el Esencial Emo, además de activar el agua, energetiza los alimentos, armoniza y equilibria la energía de los chakras y protege de las radiciaciones electromagnéticas nocivas}.

También está el Krystal Emo, que está en desarrollo, y se conectará solo con la toma de agua fría del grifo de la cocina, para limpiar los alimentos y cocinar. Ese será un paso que daremos más adelante porque ahora por cuestiones de presupuesto no podemos llevarlo adelante.

Cuando ponemos la botella encima del Esencial Emo, ¿tiene que estar en botella de cristal?

No importa el material que sea, pero si ya estamos trabajando con el agua con ese nivel de delicadeza, el agua no se merece el plástico. Ni el agua ni nosotros nos merecemos el plástico, ni siquiera el planeta. Nadie se merece el plástico.

¿Quiénes están demandado el Emo?

La mayoría son empresas y en algunos casos son particulares que comparten con otras casas o particulares que tienen un alto poder adquisitivo. {Puedes ver aquí algunas de las empresas que utilizan el Emo, aquí testimonios de personas que tienen instalado en su casa un Emo y aquí testimonios de personas que tienen un Esencial Emo}.

¿Por qué es tan importante el agua que bebemos?

En nuestro planeta la vida se sostiene porque existe el agua. El agua es la base de la vida conocida en nuestro planeta y es la base tanto de la vida bacteriana, como vegetal como animal. Entonces, si nuestra agua está estructurada, la vida se desarrolla de una manera y si no lo está, se desarrolla de otra. Por ejemplo, cuando entramos en un edificio, esperamos ver las vigas y ver la estructura hecha de una manera correcta para que pueda distribuir la información, que son los pesos. Si el agua no mantiene una estructura, la información que tenga estará mal gestionada. Entonces, el hecho de que un agua esté bien estructurada y correctamente informada, va a permitir que todos los procesos que se realizan en nuestro cuerpo se puedan realizar de una manera más fácil. El 80% de nuestra sangre es agua, el 85% de nuestro cerebro es agua, el agua de nuestro cuerpo se renueva continuamente y por eso cuando estamos bebiendo agua estamos tomando una sustancia que va a nuestro océano interior, que es nuestro cuerpo, y por lo tanto es la base de nuestra vida.

El Emo fue un invento canalizado…

Sí, llegó en meditación, no es un desarrollo de una idea nuestra. Ninguno somos ingenieros, pero sí teníamos interés en el agua. De hecho, mi hermano Juan y yo teníamos un negocio relacionado con el tratamiento físico del agua. Una cosa diferente al Emo, pero sí estábamos en ese mundo profesional. Pero el Emo, como explica bien el documental, surge de una realidad paralela y se desarrolla a partir de sesiones de meditación. Todo empezó el 18 de agosto de 2004, que fue el primer día que nos reunimos los cinco. El Emo tardó aproximadamente, hasta que estuvo hecho el prototipo, un año y medio, y hasta que se hizo el primer Emo tal y como es ahora, dos años y poco.

¿Os reuníais simplemente para meditar o teníais la intención de canalizar este invento?

Cuando empezaron esas reuniones fue porque dos de las personas del grupo (Juan y Griselda) habían estado en un taller de sanación del agua con una maestra colombiana, Liliana Corredor (Amarial), en la Patagonia argentina. Allí Juan tuvo una visión de un activador de agua y al venir, él y Griselda nos convocaron a los demás para desarrollar el activador sin saber ni la forma que tendría ni cómo sería. Pero había una intuición a partir de la que empezamos a ‘trabajar’. Lo curioso es que tuvimos la desfachatez de construir algo material de una intuición, sin que se quedara en el papel.

Enlace de un libro del Grupo Nayadel 

Somos únicos somos agua Energía, Memoria y Orden en el Agua.  Antonio Lozano Domènech.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s