Cómo mejorar el rendimiento en el deporte a través de la conciencia

Los descubrimientos que la ciencia –en especial la física cuántica- ha hecho en los últimos tiempos han constatado que, en contra de lo que se creía tradicionalmente, especialmente en el mundo occidental, ya no habitamos más en un universo material, externo, objetivo e inerte, sino que muy al contrario éste forma parte de un campo de energía que lo conecta todo, de naturaleza holográfica, donde lo que hacemos en una parte afecta en mayor o menor medida a la totalidad y de manera instantánea.

En este nuevo universo de estructura fractal no sólo dejamos de ser meros observadores sino que somos consciente o inconscientemente cocreadores participativos de esta realidad, al darnos cuenta de que la manera en que nos `comunicarnos´ con él es a través del lenguaje de nuestras creencias, que son la base sobre la que se asientan nuestros pensamientos, emociones y sentimientos.

Intentaré en este artículo que entiendas por qué nos pasa lo que nos pasa, qué hacemos aquí, cómo nada es casual y sí causal… tendiendo para ello puentes entre la ciencia más actual y la filosofía trascendental más milenaria. En definitiva me propongo que tengas una visión de todo distinta y más amplia, donde muchas cosas empiecen a encajar como probablemente antes nunca lo habían hecho. Y al mismo tiempo introduciré desde este enfoque nuevas técnicas que ayuden al desarrollo del deportista y de lo que le rodea, tratando de hacerle más consciente de sus capacidades y de sus autolimitaciones, para que así pueda mejorar su posterior rendimiento en los entrenamientos y en la competición.

El reino del conocimiento racional es, por supuesto, el reino de la ciencia que mide, cuantifica, clasifica y analiza. Las limitaciones de cualquier conocimiento obtenido con estos métodos se han hecho cada vez más evidentes en la moderna ciencia y en particular en la física moderna, la cual nos enseña, en palabras de Werner Heisenberg, que “toda palabra o concepto, por claro que pueda parecernos, tiene sólo un limitado margen de aplicabilidad”.

Los labios de la sabiduría están cerrados, excepto para los oídos capaces de comprender.- El Kybalión / Cuando el alumno está preparado el maestro aparece.- Proverbio Zen

Antes de nada, entiendo que lo que te voy a contar te pueda resultar difícil de creer porque suena un poco fantástico, pero debes saber que todo está respaldado por abundantes experimentos científicos y testimonios que puedes encontrar en la bibliografía. Para poder comprenderlo y aceptarlo como verdadero necesariamente tendrás que abrir mucho la mente y revisar tus creencias más profundas… y sé por experiencia que ambas cosas no son ni sencillas ni cómodas de hacer. Asumo también que salvo que hayas vivido estados alterados (expandidos) de conciencia –con cualquiera de los métodos que las facilitan- no podrás conseguirlo (más adelante entenderás por qué) Sólo me limito a darte la información que me ha llegado y que siento que tengo que compartir contigo con mis mejores intenciones, con la absoluta convicción de que, si eres capaz de ponerla en práctica, obtendrás mejores resultados deportivos –ya sea como entrenador, nadador, etc.-, estarás más centrado, sereno, equilibrado, y muy probablemente serás más feliz. De cualquier manera, si después de todo a tan sólo una persona de las que lo leáis le resuena, misión cumplida.

EJEMPLOS EXTRAORDINARIOS DE MAESTRÍA DEPORTIVA
No se puede resolver un problema desde el mismo nivel de conciencia desde el que se creó.- A. Einstein

¿Cómo Rafa Nadal ha conseguido un palmarés de auténtica leyenda a pesar de su juventud y se encuentra ya sin duda entre los deportistas más fuertes mentalmente y más competitivos de la historia? ¿Cómo Kobe Bryant, ganador –de momento- de cinco anillos de la NBA, fue capaz de meter 81 puntos en un partido y encadenar cinco consecutivos encestando más de 50, y por qué cuando entra en la zona es virtualmente imparable? ¿Cómo hace el F.C. Barcelona de Pep Guardiola –para muchos posiblemente el mejor equipo de la historia del fútbol- para asombrar año tras año por su capacidad de mover el balón a una velocidad de vértigo, con una precisión milimétrica? Tom Sietas sigue desafiando las leyes de la fisiología humana, llevando los récords de buceo hasta límites increíbles: está a punto de llegar ya a los 11´ en la modalidad de apnea estática –por citar sólo uno de ellos. ¿Cómo lo consiguen? Más allá de su maestría y su excelencia en el rendimiento, estos deportistas tienen algo en común: el estado mental en el que se encuentran cuando compiten.

TODO ES UNO Y UNO ES TODO (Tao)
No somos seres físicos teniendo una experiencia espiritual sino seres espirituales teniendo una experiencia física. / La única verdad es “Conciencia infinita”. Todo lo demás es una ilusión.- David Icke.

¿Alguna vez has observado una puesta de sol desde la orilla de la playa, o has estado en lo alto de una montaña y has sentido que eras parte de algo mucho más grande que tú? ¿Has nadado alguna prueba en la que has sentido que todo es fluido, perfecto, y que pasa en un instante? Pues ese sentimiento es absolutamente real y acertado en ambos casos. Formas – todos lo hacemos- parte de un macroorganismo llamado Gaia que, como tú, respira, tiene un pulso, tiene un sistema circulatorio, una autorregulación. Formas parte de la Naturaleza, del Universo –o mejor dicho Multiverso-, de la Vida. Hace décadas que la ciencia ha constatado que todo es energía en constante vibración, que todo está conectado, y que lo único que diferencia los distintos materiales, a unos seres de otros, es la frecuencia de su vibración. Bien, pues la fuente de ese todo es la Conciencia. Hay quien llama a esto Dios, Ser Superior, Inteligencia Suprema, etc., pero todos estos términos aluden a lo mismo: el Todo es Uno y Uno es Todo del que habla el Taoísmo, la Mente Suprema de la que habló Hermes Trimegisto –por citar sólo algunas de las innumerables tradiciones espirituales de la historia cuya sabiduría abarcaba todo a lo que aquí me refiero.

¿Cuáles son las características de este estado mental que Ken Wilber –al que no sin motivo llaman “el Einstein de la Conciencia”- denomina Conciencia de Unidad? Hay una total ausencia de emociones, y todo el sentimiento que queda es el de amor incondicional y compasión absoluta por todo ser sintiente –lo que los budistas llaman el Nirvana. Es el desapego de todo, la comprensión y aceptación de que todo lo que ocurre es perfecto. No existe nada más que el aquí y ahora, todo es un eterno presente atemporal, pues entiendes que –como ya adelantaba Einstein- “el tiempo es una ilusión, aunque muy persistente”.

NINGÚN HOMBRE ES UNA ISLA: EL ENGAÑO DEL EGO
La causa original de prácticamente todos los problemas a los que nos enfrentamos los seres humanos es el ego. / Ese proceso al que llamamos “ego” es una ilusión. No tenemos ningún ego, porque no hay nadie que lo pueda tener. – Melvyn Wartella.

Este estado, al que Ken Wilber denomina Nivel del Ego, es en el que te encuentras más tiempo a lo largo de tu vida. Es fundamental que entiendas esto bien. El proceso comienza (y es en lo que todo él se basa) con tu idea de separación –de la naturaleza, de los otros seres, de la realidad- y de tu existencia como individuo independiente. Apoyada en esto, se produce tu identificación con tu cuerpo físico, así como con tu concepto de ti mismo, que incluye tus emociones, tus pensamientos, tus sentimientos y tus acciones. Cita del poeta John Donne.

Mantuvo esta denominación en su primera clasificación de los niveles de Conciencia hasta su obra La conciencia sin fronteras. Aunque luego los matizó ampliándolos a nueve, aquí voy a explicar mi punto de vista permitiéndome mantener dichos cuatro niveles originales, pues su esencia apenas varía y me parecen más clarificadores.

El del ego no es más que un nivel limitado de la Conciencia, en el que: a) Tienen lugar las todas las emociones que habitualmente experimentas: ira, alegría, tristeza, vergüenza, culpa, etc.; b) Tu mente es dual, esto es, interpreta la realidad en términos de opuestos: frío/calor, noche/día, justo/injusto, bueno/malo, etc.; c) La percepción que tienes del tiempo es lineal: el pasado quedó atrás, el presente es lo que te sucede ahora y el futuro está por llegar; d) El tipo de ondas cerebrales que experimentas –medidas con un electroencefalógrafo- son las llamadas beta, con una amplitud de entre 13 y 28 Hz.

El ego es el resultado de la evolución natural del ser humano, pues cumple funciones vitales como la de supervivencia, porque si no hubiera un yo diferenciado ¿quién querría sobrevivir, alimentarse, relacionarse, etc.? El problema fundamental es que en la mayoría de las ocasiones no eres consciente de que tienes un ego. Así, tiendes a identificarte con él como si fueras él. Y no es así.

A pesar de que no es más que una idea ilusoria, tu ego funciona como un ente autónomo: tiende constantemente a su autoafirmación, buscando alrededor todo lo que refuerce su idea de lo que es. Este proceso se produce por necesaria diferenciación del resto de seres vivos, así como del entorno (“soy…” y “no soy…”)

REALIDAD HOLOGRÁFICA MULTIDIMENSIONAL (David Icke)
Es posible que el universo no sea más que un holograma gigantesco creado por la mente.- David Bohm / La distinción entre lo real y lo imaginario no puede mantenerse con precisión… Todas las cosas son… imaginarias.- John S. Mackenzie

Tal vez en este punto te estés preguntando que si todo es energía ¿por qué lo que llamamos realidad es material? La respuesta es sencilla aunque bastante sorprendente, me temo: porque no lo es. Lo que sucede es que tus sentidos decodifican determinados rangos de frecuencias de energía que mandan a tu cerebro, que los interpreta como algo sólido. La naturaleza de lo que llamamos realidad material es holográfica, esto es, que tiene aspecto de tridimensionalidad desde cualquier ángulo del que se observe, y cada parte de la totalidad contiene información del todo. Sólo parece ser real a los ojos del observador u observadores que la contemplan en cada momento. ¿Sabías que la ciencia no tiene manera de demostrar si lo que sueñas mientras duermes es más o menos real que lo que crees estar viviendo en el estado de vigilia?

Algo muy importante y que complementa lo que comentaba sobre el ego: todo lo que él niega que seas o que podrías ser lo rechaza y lo reprime, arrojándolo a tu subconsciente. Esto es clave en tu vida, pues la manera que tiene el universo de que seas consciente de todo eso es proyectándotelo. Así, todas las experiencias que tienes en tu día a día, especialmente las que catalogarías como negativas, están tratando de enseñarte algo de ti que desconoces, para que aprendas que eso que juzgas también es tuyo y lo integres como propio. La enseñanza última sería: elije lo que prefieras, pero no juzgues lo que desechas porque eso también eres tú –eres Todo, recuerda. Más adelante entenderás que todo esto son sentimientos, no emociones.

EL PODER DE LA INTENCIÓN: LA VISUALIZACIÓN CREATIVA
Se ha podido determinar que existe una forma para poder comunicarte con esta matriz holográfica, y ésta no es otra que el lenguaje de tus pensamientos, tus emociones y tus sentimientos. Tus pensamientos se crean en los tres centros energéticos superiores –chacras corona, tercer ojo y garganta- y en principio son neutros, ni positivos ni negativos, pues todavía no los has `alimentado´ con una emoción. En ese momento todavía no tienen mucho poder para afectar al entorno, si bien ya lo hacen en cierta medida. Cuando los cargas con una emoción que proviene de los tres chacras inferiores (raíz, sexual y plexo solar), el pensamiento y la emoción se unifican creando un sentimiento en el chacra corazón. Este chacra es el más grande que tienes, y es un potentísimo emisor electromagnético. Así es cómo lo que sientes afecta a tu realidad, pues los átomos ven modificada su energía en presencia de campos eléctricos y magnéticos (Efecto Stark y Efecto Zeeman)

En el universo cuántico, todas las posibilidades de existencia están aquí, esperando a ser manifestadas. La clave para que eso suceda es que imagines la realidad que quieres crear como si ya existiera. Como dijo Ganghi, “tienes que convertirte tú primero en lo que quieres que se convierta el mundo.”

TU PERCEPCIÓN CREA TU REALIDAD
Mientras creamos que el mundo exterior es más real que el mundo interior, siempre usaremos los mismos circuitos del cerebro para procesar esa información.- Joe Dispenza / La percepción controla los genes.- Bruce Lipton

El proceso de tu percepción empieza con un pensamiento inicial. Este pensamiento te produce una emoción determinada, que provoca que pienses también en cómo te sientes. Se produce una retroalimentación constante entre ambos, que es lo que condiciona tu comportamiento, tu conducta. Este comportamiento tiene a su vez unos determinados resultados, sobre los que por supuesto también piensas y sientes algo. Estás permanentemente inmerso en este bucle.

La ciencia sabe hace tiempo que todo es relativo, que todo depende del punto de vista del observador, y que éste altera la realidad sólo con fijarse en ella. De este modo, es tu forma de percibir la que condiciona lo que vives. Pero ¿sobre qué se asienta esa forma de percibir?

Sobre tus creencias. Gregg Braden define la creencia como la certeza derivada de aceptar lo que pensamos que es verdad en nuestra mente y sentimos que es cierto en nuestro corazón. Es fundamental que entiendas esto: TODO lo que piensas y sientes esconde detrás unas determinadas creencias. Y éstas condicionan lo que percibes, pues tiendes siempre a seleccionar las señales del entorno que reafirman dichas creencias. Es un mecanismo de refuerzo constante. Bruce Lipton en su Biología de la percepción llega más lejos, afirmando y demostrando cómo ¡tu percepción controla qué genes se van a activar y cuáles no de tu cadena de ADN!

¿Qué puedes hacer para que ese mecanismo cambie y salgas del bucle que te mantiene una y otra vez en la misma realidad que no te satisface? Sé creativo. Usa tu imaginación, piensa en nuevas formas de hacer las cosas, acepta nueva información, varía tu respuesta habitual ante determinadas circunstancias. Las ondas cerebrales de estos estados son las Alfa (7,5-13 Hz) e incluso aún más profundas –Theta (3,5-7,5 Hz) y Delta (0,2-3,5 Hz)-, pues la creatividad es pura conciencia.

AMOR o EVOLUCIÓN VS. TEMOR/MIEDO o SUPERVIVENCIA
¿Qué puedes hacer tú? ¡Observa! Observa cómo funcionas, en qué piensas durante todo el día. Intenta comprender y ver directamente cómo funciona el ego dentro de ti. Fíjate por qué no sientes realmente amor, aunque dices amar. Mira qué es lo que te hace sentir tan inseguro mientras construyes una fachada para aparentar ser fuerte y poderoso. Averigua por qué sientes odio. Por qué sientes que tienes que controlarlo todo y a todos los que participan en tu vida. Observa todo eso. No te limites a pensar en ello; observa directamente tus actos, tus pensamientos y tus miedos. Si realmente empiezas a ver lo que está ocurriendo, puede producirse una transformación.- Melwyn Wartella.

Como organismo sólo puedes funcionar de dos modos básicos: el de supervivencia y el de crecimiento/evolución. ¿Qué es lo que condiciona uno u otro? La emoción que sientes. Cuando sientes amor, tu vibración es rapidísima y de pequeñísima amplitud. Esta vibración estimula todas las bolitas de tu secuencia de ADN y funcionas al máximo de tu capacidad. Tu sistema inmunológico está intacto y te mantiene saludable. Tu sangre se acumula en tus vísceras y en tus órganos principales, que son los que facilitan tu crecimiento, tu evolución. Cuando estás sometido a algún peligro tu cuerpo se estresa de forma severa. Sientes miedo, que es una emoción de vibración muy lenta, densa y de gran amplitud, por lo que sólo se estimula una de cada varias bolitas de tu cadena de ADN. Tu sangre se aleja de tus órganos vitales y vísceras para prepararse para tu respuesta de repeler la agresión o huir, y tu sistema inmunológico no funciona al máximo de su capacidad.

Es ahora cuando te enfermas en mayor o menor medida mucho más fácilmente. Cuando vibras en frecuencia de amor –y éste ha de ser incondicional o si no no es amor de verdad sino simple apego- eres Conciencia pura. En cambio ¿quién es el que siente miedo? Tu ego. Jung determinó que en más del 90% de las situaciones es tu subconsciente el que controla tu comportamiento. Por eso es tan importante que profundices en él a la búsqueda de tus miedos, para que puedas trascenderlos y no te dominen, y así puedas centrarte en el aquí y ahora –con todos los beneficios que has visto que eso aporta.

RECOMENDACIONES PARA EL DEPORTE
La definición de locura es dar una y otra vez la misma respuesta esperando un resultado distinto.- A. Einstein

– “¿Dónde estás? AQUÍ. ¿Qué hora es? AHORA. ¿Qué eres? ESTE INSTANTE.” (De la película El guerrero pacífico) ® Céntrate en la acción que estés realizando en cada momento.

No pienses, sólo fluye en ella. ¿Cuánto tiempo dedica Rafa Nadal a reprocharse un fallo tras un punto? NADA. El juicio, el reproche, la frustración, así como la ansiedad y la angustia son terriblemente negativos y te sacan del presente atemporal tan beneficioso para el óptimo rendimiento deportivo. Abandona toda expectativa de resultado (Osho) ® Me refiero al afrontar la competición: condiciona tu conducta a la conducta en sí misma –nadar suelto, jugar bien- y no al resultado – hacer determinada marca, quedar en determinada posición-, pues es lo único que puedes controlar. Así evitarás también la presión innecesaria. Eso no quiere decir que no tengas un objetivo previo. Pero no es ahí cuando tienes que pensar en eso sino en los entrenamientos diarios.

Un plan es una lista de cosas que no sucederán (de la película Secuestro Infernal) ® No es más que la conclusión del Principio de Incertidumbre de Heisenberg: Tienes que esperar lo mejor pero prepararte para lo peor. No sabrás lo que va a suceder hasta que suceda, así que no des nada por hecho ni como deportista ni como entrenador. Siempre se está atrapado en el ciclo expectativa-frustración. No he visto nunca a Toni Nadal que le exija a Rafa que gane sí o sí, ni que él mismo lo asegure antes de un partido, no importa lo fácil que parezca. Algunos entrenadores y muchos padres lo hacen con mucha frecuencia. ¿Eres de los que le pones presión a tu nadador o de los que se la quitas? Se dé el resultado que se dé siempre habrá algo que aprender de él, con lo cual nunca habrá estado mal.

El motor de un trabajo es la pasión (…) Yo necesito sentir las cosas, no creerlas. Cuando las siento, voy derecho, no tengo miedo y me lanzo. (P. Guardiola) ® Ama lo que haces, ponle pasión y entusiasmo. Sólo así la transmitirás a tu entorno. Disfruta, disfruta, disfruta todo el rato. Piensa en positivo. Utiliza el miedo como motor y no como freno (Zen) / Lo que hace crecer es la derrota, el error. Es lo que te mantiene alerta. (P. Guardiola) ® Sé consciente de tus miedos – ¿miedo a ganar? ¿Miedo a fracasar?- y enfréntate a ellos con valentía. Confía en ti, nadie lo hará si no lo haces tú antes. Tómate a ti mismo menos en serio. Relativízalo todo un poco. Revisa tus creencias más profundas, sé consciente de lo que haces y de los porqués reales que te motivan.

Podía innovar en los entrenamientos y probar cosas diferentes de lo que habíamos hecho antes (…) Hoy decido entrenar de esta manera y mañana quizás me levante pensando en hacer lo contrario. Es la gracia de ser entrenador, la intuición (…) Tengo que probarlo, no sé si funcionará pero hay que probarlo. (P. Guardiola) ® ¿Cuánto te atreves a innovar? ¿Cuánta variedad incluyes en tus entrenamientos? ¿Aceptas propuestas de tus deportistas en este sentido o crees que no tienen nada que enseñarte? ¿Te permites ser intuitivo o eres tremendamente racional? ¿Te limitas a reproducir lo que lees o escuchas a los “expertos”? Hasta ahora hemos visto los distintos niveles de conciencia, de cómo de limitante puede resultar el ego y de cómo de deseable es conseguir estar en el aquí-y-ahora para el desarrollo de todos los aspectos del ser y la optimización del rendimiento deportivo. De aquí en adelante trataremos de entender mejor cómo vivimos en un universo del que somos creadores participativos; cómo nuestras creencias, expresadas a través de nuestros pensamientos, emociones y sentimientos, modifican nuestra realidad. Como dice David Icke, “El consciente es el observador de la realidad, pero el subconsciente es el creador“, así que analizaremos algunos de los que considero que son los mejores métodos para acceder a ese subconsciente que nos limita, al tiempo que vemos cómo podríamos incorporarlos en nuestra rutina deportiva diaria.

EL PODER DE LA INTENCIÓN
Los famosos experimentos de doble rendija realizados en laboratorio demostraron hace ya décadas que la intención del observador modifica el suceso observado. Otros ejemplos de esto fueron los cientos de experimentos realizados con los Generadores de Acontecimientos Aleatorios (REG) en los que se pedía a los participantes que se concentraran en lograr por ejemplo que saliera cara y no cruz usando un programa que simulaba el lanzamiento de una moneda al aire: El resultado fue que, al centrar su intención, consiguieron variar a su favor la probabilidad a priori de 1/1 ¡hacia un 50.000/1! Más sorprendente aún, el “Proyecto Internacional de Paz en Oriente Medio”, -conocido por la implicación en él del Efecto Maharishi4-, determinó la altísima correlación que se daba entre que un número de personas meditaran en vibración de paz y el descenso del número de ataques terroristas, crímenes, ingresos de urgencias en hospitales y accidentes de tráfico que se produjo en esa población donde se encontraban y enfocaban durante esas franjas horarias concretas.

EL AGUA
Todo lo que pido de Uds. es que comprendan los aspectos de misterio y de grandeza del agua – Masaru Emoto

El Dr. Emoto llevó a cabo durante años profundas investigaciones sobre el agua, caso especial por tratarse del medio en el que se desarrolla nuestra actividad deportiva, pero las hizo desde una perspectiva mucho más científica de lo que nunca antes se habían hecho: utilizó un MRA (Analizador de Resonancia Magnética) y se dedicó a medir el HADO6 de los cristales formados en el agua analizada, al principio microparticulada y luego simplemente agua común. Tomaba muestras de ríos, embalses, lagos, etc. por todo Japón y de muchos otros lugares del mundo. Fotografiaba sus estructuras moleculares cristalizadas, las metía en frascos de vidrio y a continuación las exponía durante horas a distintos tipos de estímulos, unos positivos –en cuanto a su significado y su intención- y otros negativos. Descubrió algo sorprendente y fascinante que encaja perfectamente con el nuevo concepto de universo del que te vengo hablando: El agua es un ser vivo con memoria y conciencia, y 4 Llamado así en honor de Maharishi Mahesh Yogi, que vaticinó los increíbles resultados que experimentos de este tipo tendrían. 5 Tal vez te resulte familiar su nombre, pues sus descubrimientos se incluyeron en la película ¿¡Y tú qué sabes?. 6 Es el campo de resonancia magnética característico y único de cada vibración, o reino de las energías sutiles relacionadas con la conciencia, sinónimo de Chi en japonés, es especialmente receptiva al lenguaje de nuestros pensamientos, emociones y sentimientos. Al congelarse, los cristales que forma muestran su cara: las características del lugar donde ha sido recogida y su respuesta a distintos estímulos como la música, las palabras, las plegarias, los aceites esenciales, las fotos, etc. Como puedes apreciar en la imagen siguiente, cuando dicho estímulo es amoroso, compasivo, respetuoso, de gratitud, o bien música clásica, plegarias o bendiciones o sugerencias cooperativas (“hagámoslo”), su respuesta es la de formar cristales preciosos, con formas geométricas casi perfectas, con un brillo ciertamente especial. Si en cambio se le dirigen malas intenciones en la forma que sea, música estridente, palabras de odio, órdenes (“¡hazlo!”), su respuesta es la contraria: muestra estructuras caóticas, deformes, desagradables a la vista e imperfectas. Y lo no menos increíble es que esto sucedió también de manera no-local, pues a distancia también reaccionó a la intención humana: El Dr. Emoto comprobó que se producían los mismos cambios tras pedir a 500 personas de todo el mundo que a determinada hora se concentraran, enfocaran su atención y meditaran, pensando en positivo sobre una muestra de agua que, tras fotografiarla, había olvidado en su despacho.

Tomada de Mensajes del agua, de Masaru Emoto.

El armonizador energético Emo® de Nayadel® (ver bibliografía en la web) ha conseguido resultados idénticos a los descritos por los estudios de Masaru Emoto. De hecho, fue uno de sus laboratorios Hado en Europa el encargado de realizar las pruebas científicas para demostrar sus efectos. El Emo es esencialmente un filtro creado por un grupo de españoles de Barcelona a partir de geometría sagrada, con cuarzos de distintos tipos, símbolos y oro en su interior que consigue armonizar la estructura molecular del agua, devolviéndola a su nivel de pureza, armonía niveles de energía vital (Chi) y conciencia primigenias, esto es, antes de que la contaminara con tanta negatividad la acción del hombre. Siendo esto ya de por sí lo suficientemente relevante, lo más increíble es su proceso de formación: varias personas sentadas meditando empezaron a recibir de forma totalmente intuitiva información canalizada (desde planos superiores de realidad o como diría Jung desde el inconsciente colectivo) acerca de las formas, la estructura, los planos y características de lo que luego tomaría cuerpo como el descrito Emo. Y todo esto –insisto- respaldado por abundante evidencia científica, tal como el medidor de Hado, la cámara Kirlian, e incluso estudios de rendimiento biológico tras regar la mitad de cultivos con agua de manantial natural y con la misma tras pasar por el Emo.

LA MEDITACIÓN O LA ARMONÍA CON LO UNO
La meditación es vaciar el ser de todo lo que impide que las fuerzas creativas puedan surgir por los canales naturales del hombre físico para ser diseminadas a través de esos centros y fuentes que crean las actividades del hombre físico, mental y espiritual.- Edgar Cayce

La meditación –en cualquiera de sus variantes, según la escuela oriental de la que provenga- es sin duda el mejor modo de que puedas conectar con la conciencia, ese lugar común tan deseable de encontrar. Desde hace años el Dalai Lama se viene prestando a colaborar con la ciencia para que ésta pudiera estudiar qué es lo que ocurre en el cuerpo y la mente de los monjes budistas tibetanos mientras meditan. Los científicos quedaron ciertamente asombrados ante los cambios tan increíblemente positivos que observaron en todos los niveles del ser. (Al verlos ahora detenidamente de nuevo, me da por pensar que, si hubiera una sustancia que los produjera todos, ¡sin duda sería la más perseguida en los controles antidopaje!)

A NIVEL FÍSICO:

• Reduce la vasoconstricción, la presión sanguínea, el vo2, el co2 y la concentración de lactato.

• Equilibra el sistema nervioso, el sistema límbico y las funciones fisiológicas en general.

• Mejora la relajación, lleva a niveles de descanso más profundos, potencia la calidad del sueño -propiciando la regeneración celular- y la salud en general.

• Estimula los procesos autocurativos.

• Genera vitalidad, aumentando las reservas energéticas y su optimización.

• Incrementa la resistencia al estrés y a los desórdenes psicosomáticos.

A NIVEL PSICOLÓGICO, EMOCIONAL Y ESPIRITUAL:

• Incrementa la actividad del hemisferio derecho, responsable de la orientación espacial, creatividad, intuición, etc.

Especial mención tiene Mathieu Ricard, asesor personal del Dalai Lama, por reventar todos los récords en las escalas de pensamiento positivo imaginadas por los científicos; tanto que le nombraron oficiosamente el hombre más feliz del mundo. Tomado de la página web de 108 cuentas: Fisiología de la meditación, Fuente: Claves del Yoga, Swami Digambaranda Sarawasti (Danilo Hernández) Editorial: Los libros de la liebre de marzo.

• Genera vitalidad y purifica la mente. potencia el sentido común, la atención, la percepción y la concentración.

• Disuelve ideas negativas y elimina bloqueos, fobias, complejos, miedos, traumas, ansiedad, tensión mental, etc.

• Proporciona un estado mental claro, sereno, objetivo y ecuánime. da seguridad y autoconfianza.

• Desarrolla el estado de alerta y la presencia en el aquí-ahora.

• Genera cualidades y emociones positivas: amor, generosidad, empatía, compañerismo, solidaridad, comprensión, compasión y desapego.

• Aumenta el autoconocimiento, la espontaneidad, destruye los viejos hábitos y los patrones mecánicos de comportamiento, mejora el desarrollo de las actividades cotidianas y la relación con los demás.

• Genera actitud de apertura mental.

• Integra los diversos aspectos de la personalidad y armoniza al individuo con la naturaleza y los ritmos cósmicos.

• Desarrolla la conciencia espiritual del ser.

Meditación clínicamente estandarizada. Fue desarrollada por Patricia Carrington (Universidad de Princeton), y es un tipo genérico que incorpora elementos comunes a las distintas escuelas de meditación: une la concentración en la respiración (meditación zen) y la concentración mental repetitiva o mantra (meditación trascendental) Intenta sentarte con la espalda recta para que tu postura sea equilibrada. De esa forma, tu cuerpo no tendrá que gastar mucha energía en mantenerte erguido. Ahora, cierra los ojos y déjate relajar. Observa que, cada vez que tu cuerpo exhala, se relaja.

Deja que tu atención se concentre en la entrada y salida del aire. Cada vez que sale, te relajas más. Cada vez que entra el aire, deja que entre también el pensamiento “uno”. Déjate pensar la palabra “uno” cada vez que entra el aire. No hagas ningún esfuerzo, deja simplemente que tu mente piense “uno” con cada aliento que tomas, como un pensamiento automático. Tu mente se distraerá. Es natural. Cada vez que descubras que tu mente se ha distraído, tráela suavemente de nuevo al punto de la respiración, pensando la palabra “uno” cada vez que inspiras. “Si creéis que la meditación consiste únicamente en dejar la mente en blanco, entonces eso es lo que lograréis, una mente en blanco; ¡nada! La meditación es un viaje; si no tiene un destino concreto, ahí es adonde no llegará… con suerte” (Edgar Cayce) Lo que sucede en la meditación no está totalmente determinado por la técnica que se utiliza, sino fundamentalmente por la intención y las expectativas del que medita. Y no hay que preocuparse demasiado de “hacerlo bien”; sólo hay que hacerlo. Cualquier cosa que se te pase por la cabeza mientras meditas, incluso preguntarte si lo estás haciendo correctamente, estará bien; sólo déjalo pasar y vuelve a centrar tu atención en tu respiración. Recuerda también, que REED, H. (1999) El despertar de los poderes psíquicos, pág. 146. las cosas más importantes que suceden en la meditación no son las que tú haces, sino las que se hacen a través de ti por medio de la actividad psíquica de la Consciencia. Ah, y como dice el I Ching, “la perseverancia es favorable”…

LA MÚSICA: ECOS DEL MUNDO INVISIBLE (G. Mazzini)

El estudio del sonido, tal y como lo intuyeron los antiguos, nos proporciona una clave para el entendimiento del Universo – Robert Lawlor / Desde el latido del corazón hasta los golpes del tambor, la música ha llevado literalmente a la gente a la acción y la interacción durante centenares de millares de años / La música es la mejor manera de sincronizar a las personas. – Daniel Levitin

Independientemente del tipo que sea, escuchar música que te gusta hace que tu cerebro produzca sustancias químicas del bienestar llamadas endorfinas, que transforman tu experiencia de la música en puro placer sensual. Además, gracias a ella, se produce un fenómeno conocido como incorporación: cantar o escuchar música juntos hace que se libere la hormona oxitocina, que proporciona un sentimiento de confianza e intimidad. Muy probablemente es por eso que la música desde siempre nos ha ayudado a incorporar relaciones sociales.

MÚSICA MULTI-DIMENSIONAL (MMD). Lo que hace que esta música sea tan especial y tan potente es su proceso de creación: Jacotte Chollet la compuso estando en un estado de conciencia expandida, con un alto nivel de armonización energética y de alto nivel vibratorio. Hablando en términos ya conocidos, su fuente es la conciencia, y sus efectos –como en el caso de la meditación- son muy positivos en muchos niveles:

· Sobre las células sanguíneas: Se produce un aumento en el número de glóbulos blancos y el de glóbulos rojos; se observa también una acción de limpieza anti-estrés, así como una mejora cualitativa y cuantitativa de la oxigenación de la sangre.

· Sobre las ondas cerebrales: aumenta la acción neguentrópica, pues provoca una mejor coherencia y sincronización de los hemisferios cerebrales; aumenta el nivel de ondas Theta así como el de ondas Alfa muy lentas; reduce el nivel de ondas Beta malas y aumenta el nivel de ondas Beta buenas.

· Sobre los chacras: tiene una función de regulación; desbloquea y abre los que están bloqueados o cerrados, aumentando el nivel de energía en los mismos; equilibra los que están excesivamente activados (en pérdida de energía).

· Sobre el aura: fotografías realizadas con la cámara Kirlian muestran cambios significativos en el color del campo energético del cuerpo tras la escucha de la MMD.

·En general, a todos los niveles: equilibra, corrige, estructura, recicla, pre-gradúa lo que al cabo del tiempo se desajusta y vuelve a traer a la conciencia las partes del ser que habían sido fracturadas, rechazadas, reprimidas… De ello se consigue una alineación, una unificación, una armonización de todas las dimensiones del Ser (psicológica, física, emocional y espiritual).

MÚSICA DE CUENCOS TIBETANOS Y DE CUARZO. Los cuencos tibetanos, llamados así por la zona geográfica de donde provienen, están hechos de una aleación de siete metales distintos. Si los haces sonar la vibración de cada uno de ellos equilibra por resonancia cada uno de los siete chacras principales del cuerpo (raíz, sexual, plexo solar, corazón, garganta, tercer ojo y corona) Por falta de espacio no me extenderé ahora sobre ellos, pero tienes que saber que estos chacras son fundamentales, pues son los grandes centros por donde circula el Chi o energía vital, y que cada uno de ellos va asociado a un órgano principal del cuerpo y a un sistema hormonal. De similar forma, los cuencos de cuarzo producen la resonancia del sílice que hay en el interior de cada célula del cuerpo. En ambos casos lo que se consigue es una armonización de todos los niveles del ser y la entrada en el estado meditativo.

LOS MANTRAS. “La palabra mantra proviene del sánscrito man, que significa mente, y tra, que tiene el sentido de protección, y también de instrumento. Los mantras son recursos para proteger a nuestra mente contra los ciclos improductivos de pensamiento y acción. Aparte de sus aspectos vibracionales benéficos, los mantras sirven para enfocar y sosegar la mente. Al concentrarse en la repetición del sonido, todos los demás pensamientos se desvanecen poco a poco hasta que la mente queda clara y tranquila. Los mantras emplean los mismos canales subliminales que la música y los anuncios publicitarios, aunque con intenciones mucho más benéficas. No es necesario intelectualizar el “significado” o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos sobre nosotros. El ritmo sonoro funcionará en el plano inconsciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes, lo cual a su vez, afectará a los ritmos. De hecho, parte de la magia del mantra consiste en que no se debe reflexionar sobre su sentido, pues sólo así trascenderemos los aspectos fragmentarios de la mente consciente y percibiremos la unidad subyacente”.

LOS MANDALAS: SELF KNOWLEDGE BRINGS HAPPINESS (Yuan Lee)

Quien mira hacia fuera sueña: quien mira hacia dentro despierta – C. G. Jung / La energía del punto central se manifiesta en la casi irresistible compulsión y urgencia de convertirse en lo que uno es – C. G. Jung

La palabra mandala proviene del sánscrito y significa “círculo”. El círculo universalmente representa la totalidad. Jung, tras comprobar que eran comunes a todas las culturas, los estudió ampliamente y los utilizó con asiduidad en sus terapias con gran éxito. Llegó a la conclusión de que eran puertas hacia el inconsciente, pues los mandalas actúan como descodificadores de la información a nivel celular y de ADN. Son radiografías de nuestro interior, de nuestro ser en esencia. Desprograman los viejos patrones y reprograman con la nueva información que tenemos en nuestro interior.

Sus efectos son muy positivos en todos los niveles del ser, muy similares a los que te he descrito en el apartado de la música, bien sea mirándolos fijamente como otra forma de meditación o dibujándolos y coloreándolos. Sus beneficios están más que demostrados en el área educativa12: En el ámbito cognoscitivo, desarrollan la atención, la flexibilidad, la fluidez y la originalidad. En el ámbito afectivo y social, desarrollan la actitud creativa ante diferentes situaciones presentadas. En el ámbito psicomotor, favorecen la expresión creativa con el uso de diferentes técnicas plásticas. Ayudan a la formación de la inteligencia, el razonamiento, el control y el dominio del cuerpo. Actúan como estímulo de aprendizaje, expresión y comunicación. Relajan y equilibran, al tiempo que ayudan en la superación de situaciones emocionales negativas, tales como fobias, ansiedad, terrores nocturnos, acoso escolar, experiencias traumáticas, etc. A todos estos tenemos que añadir entre otros la recuperación de motilidad y movilidad tras un traumatismo o intervención quirúrgica, equilibrio, sincronía y coherencia cerebral, etc.

Mi mandala, canalizado por Lys García Una gran ventaja de pintar un mandala es que eso solo ya es terapéutico en sí mismo, no hace falta que nadie lo interprete luego. Los monjes tibetanos realizan mandalas al aire libre con arenas de distintos colores para que una vez terminados se las lleve el viento. Con ello evitan que entre la parte mental en juego, al tiempo que trabajan el desapego.

Recomendaciones para el deporte
Como has podido comprobar el poder de la intención es enorme, y es sin duda la explicación más clara de por qué funciona la visualización como parte del entrenamiento deportivo. Es fundamental potenciar su uso siendo bien conscientes de ello. Especialmente sensible a nuestros pensamientos y emociones es el agua. No te diré cómo comportarte ahora que lo sabes, eso lo dejo a tu elección y creatividad, pero si eso no cambia tu manera de relacionarte con ella, sinceramente no veo qué podría hacerlo. Los beneficios de la meditación son tan grandes que, no sólo sería recomendable incluirla en la rutina diaria, sino que ¡sería una tremenda negligencia no hacerlo! Tras levantarse es un muy buen momento para dedicarle 20-30´, así como tras entrenamientos muy intensos y durante la competición. Del mismo modo que ya ocurre en la natación sincronizada, es especialmente recomendable también incluir la música en los entrenamientos: jugar con sus ritmos para motivar al nadador; cohesionar el equipo; buscar la velocidad de nado adecuada y la frecuencia de brazada; relajarse tras un entrenamiento; etc. Una vez más, la creatividad al poder.

Los mandalas como has visto son un buen método para relajarse, ser creativos e ir sacando todo ese potencial que se esconde en el subconsciente. Habituarse a pintar uno en momentos de ansiedad, tensión, nervios, fatiga, etc. es deseable. Hay personas capaces de analizarte tu mandala personal (por ejm. Lys García, ver bibliografía): sería importante meditar observándolo durante unos minutos a diario, y especialmente antes de una competición. Si además escuchas música multidimensional mientras tanto, mejor que mejor. Por último, grapar uno en la camilla de masajes y situarlo bajo la cama dirigido hacia ti también ayuda a ir consiguiendo los efectos buscados.

Cuando hace más de diez años y gracias a mis primeras experiencias en estados de conciencia expandida empecé a introducirme en lo trascendente, en seguida me di cuenta de que éste era –es– un camino con un `libro de instrucciones´ un poco especial. Responde a la ley del todo o nada: no se puede –y como siempre me refiero a la conducta, no al resultado– trascender un poquito; o se trata o no se trata de ser trascendente. Es al mismo tiempo un camino que no se acaba, pues nuestras experiencias no cesan y siempre cabe verlas desde una perspectiva más amplia, más profunda. Y no tiene vuelta atrás: una vez que lo empiezas te puedes atascar más o menos, avanzar más o menos deprisa… pero siempre está ahí de fondo, como esperando a que lo retomes. Y siendo todo eso apasionante, lo gracioso del asunto – porque, sí, el universo tiene sentido del humor– es que para llegar a encontrar la trascendencia… hay que dejar de buscarla. Así es, porque siempre estuvo aquí. Para que lo entiendas mejor, es como si un pez buscara y buscara preguntando por el océano en el que está nadando. Lo que pasa es que no la vemos en nuestro estado normal porque no estamos lo suficientemente atentos, no reorientamos la perspectiva y no ampliamos nuestro nivel de conciencia.

Nosce te ipsum (Conócete a ti mismo) – atribuida a Sócrates
Si manifiestas lo que está dentro de ti, aquello que manifiestes te salvará. Si no manifiestas lo que está dentro de ti, aquello que no manifiestes te destruirá.- Manuscritos del Mar Muerto.

Creo firmemente en que la verdadera evolución pasa necesariamente por conocernos en profundidad a nosotros mismos, por ser conscientes de por qué nos comportamos como lo hacemos, y por asumir después la responsabilidad de las consecuencias de nuestras acciones hacia nosotros, hacia los demás y hacia la Naturaleza. Carl Gustav Jung, padre de la psicología analítica y para mí uno de los grandes sabios con mayúsculas de la Historia, sostenía que en un altísimo porcentaje la conducta de la mayoría de la gente estaba gobernada por el inconsciente –y a diferencia de Freud en él incluía al subconsciente individual y al inconsciente colectivo. Como ya te dije en las dos partes anteriores, el único impedimento para que seas consciente de esos aspectos tuyos que desconoces es tu ego: lo que no acepta como propio –como parte del ser, de ti– lo rechaza, lo reprime y lo arroja al subconsciente, a lo que Jung llamaba la sombra. Así, el subconsciente está lleno de todo lo que tu ego no acepta que o bien ya eres o que llegadas las circunstancias podrías llegar a ser: tus deseos más “inapropiados”, tus miedos inconfesables y tus cualidades más incómodas de asumir ante ti mismo y sobre todo ante los demás. El modus operandi del ego es como el de un parásito que se ha alojado en tu organismo sin que lo sepas, como el hongo Cándida. Éste se alimenta de glucosa porque necesita un entorno ácido para sobrevivir. Como tú no sabes que lo tienes dentro simplemente sientes ansiedad por tomar hidratos de carbono, y más si son dulces. De este modo los tomarás creyendo que simplemente es lo que te apetece comer, y tu respuesta consciente cuando hables del tema podría ser que eres una persona golosa, cuando enrealidad el que los está demandando es el hongo. Pues así funciona el ego: tiene autonomía propia y necesita de su alimento para subsistir; y éste no es otro que tu energía consciente. Pero toda esa represión y negación del ego tiene consecuencias…

Para desarrollar una autoimagen más o menos acertada…simplemente has de ser consciente de las facetas de ti que no sabías que existían. Y esas facetas son fácilmente detectables porque se manifiestan como tus síntomas.- Ken Wilber

Jung también afirmaba acertadamente que la regla psíquica dice que si la persona no manifiesta todos los aspectos negados y reprimidos del ser, el universo lo hará por ella. Y lo hace de dos maneras: externamente, proyectándolo en el holograma en la forma de tus experiencias de vida con los demás, especialmente en las personas que más te ponen de los nervios, que más te disgustan; e internamente, en tu cuerpo. Así, toda actitud “equivocada” – todo lo que sucede es perfecto, recuerda, pero la denomino así por ser la que tiene la capacidad de producir desequilibrios en tu homeostasis– adopta la forma de conflicto (siguiendo la terminología del Dr. Hamer), que no es otra cosa que energía bloqueada que se

manifestará somatizándose en tu organismo como sintomatología física, bien sea como enfermedad o como lesión. Y aquí chocamos con el hándicap de la medicina occidental moderna, que por su perspectiva tan racional y científica –y por tanto muy estrecha, pues se limita básicamente al conocimiento propio del hemisferio izquierdo del cerebro– trata los síntomas como la enfermedad en sí, confundiendo a menudo el efecto con la causa, y no dándose cuenta de que esos síntomas están queriendo decirnos algo muy importante sobre algún conflicto emocional subyacente. Te pondré un ejemplo sencillo: a tu nadador le empiezan a doler de repente los hombros, por la zona superior. En principio no ha hecho nada distinto en cuanto a entrenamiento en seco ni en agua, pero el diagnóstico normal será que tiene alguna contractura o tendinitis por alguna sobrecarga, aunque ni tú ni él podáis determinar cuál. La idea es que le preguntaras qué cosas en su vida está asumiendo como cargas, y ojo que no tienen por qué serlo realmente, porque con que él las sienta así ésa ya sería “su” realidad. Lo que percibimos como cargas se manifiesta normalmente en los hombros, que es donde normalmente cargaríamos físicamente con ellas. Si al meditarlo él empezara a ser consciente de lo dañino de su actitud (todo es perfecto y pasa por algo, recuerda) y reorientara la perspectiva hacia lo positivo de lo que de momento experimenta como “carga”, dejarían de dolerle los hombros en seguida.

La buena noticia es que cada vez más profesionales miran hacia la medicina tradicional china y otras terapias alternativas, mucho más antiguas y –sin pretender negar lo positivo que la medicina convencional tiene– más sabias, pues entienden y tratan al individuo como un todo compuesto por sus vertientes física, emocional, mental y espiritual. Recuerda, cuanto más parcelamos la realidad mayor es el margen de error que asumimos y más nos equivocamos si tratamos de verla tal y como es.

El universo fractal
Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba.- El Kybalión

Un fractal es una estructura ya sea creciente o decreciente que mantiene un patrón de autosemejanza o autosimilitud (siendo estrictos tiene alguna característica más, pero no es relevante para el concepto del que te quiero hablar aquí) Su descubridor fue el matemático Benoít Mandelbrot, y revolucionó un montón de ramas de distintas ciencias e incluso de las artes. Pues bien, cada vez más se está constatando que el universo manifiesta una estructura fractal, donde todo está conectado en esta red cuántica y donde todo mantiene una relación de similitud con lo más pequeño (átomos y partículas subatómicas) y con lo más grande (sistemas solares, galaxias, constelaciones) Hay infinidad de ejemplos en la Naturaleza: las nubes, el sistema circulatorio, los ríos, los árboles y las plantas, la forma de organizarse de multitud de seres vivos, los copos de nieve, y así un larguísimo etcétera. La

clave entonces de todo al parecer no es saber la estructura, que ya la sabemos, sino la razón de crecimiento o decrecimiento de esa estructura. Pues bien, la Naturaleza manifiesta muy a menudo un ratio que parece ser el más efectivo: la proporción áurea, el 1.618034…Tenemos infinidad de ejemplos que siguen la estructura de la Sucesión de Fibonacci (el cociente de dos números consecutivos de esta secuencia tiende a la proporción áurea): las conchas de la caracolas marinas (ver foto), el vuelo de descenso que describe un halcón para atrapar a su presa, la distancia entre ramas en el tronco de una planta o entre las espirales de una piña, la relación entre la cantidad de abejas macho y hembra en un panal, la distribución de las pipas en un girasol… Al mismo tiempo –y no hay nada casual en la vida, pues todo es causal y sincrónico– es el patrón de belleza que descubrió y aplicó a sus pinturas y esculturas sobre el cuerpo humano Leornardo Da Vinci.

El deporte, como parte del todo, no es una excepción a esto. La estructura de las periodizaciones deportivas, con sus planificaciones divididas en macrociclos, mesociclos, microciclos y sesiones de entrenamiento sigue inconscientemente un claro patrón fractal. De lo que no tengo constancia es de que se esté tratando de aplicar la proporción áurea a ellas. El cómo y dónde encajarla dentro de los volúmenes, las intensidades, los descansos, etc. os lo dejo a vosotros los expertos y que además estáis a pie de piscina con vuestros nadadores. Pero no creo jugármela mucho si apuesto a que los resultados que se lograrán al hacerlo –en la medida en que de esos factores dependan, pues sé por supuesto que no son los únicos ni sin duda los más importantes (acuérdate de lo emocional) – pueden ser muy buenos. Cuando tu mente o preparación del objetivo es muy lejano hay una tendencia a dispersarse y hay que focalizar en lo más corto que es el entrenamiento de hoy o el próximo partido.- Pep Guardiola

Hay muchísimos rivales. Yo no pienso tanto en ellos como en el día a día. Sólo me preocupa el rival que tengo que afrontar en ese momento e intentar ganarlo.- Rafa Nadal a diferencia de Rafa Nadal con respecto a los demás es que él va jugando punto a punto.- Jordi Arrese

Otra aplicación clara del concepto de fractalidad la podemos ver en el diseño de los objetivos concretos con respecto a la técnica de nado. Para hacer una determinada marca (objetivo final) hay que hacer una buena competición. Pero para eso hay que hacer antes un buen entrenamiento. Y eso implica hacer una buena serie, un buen largo… así sucesivamente hasta llegar a… esta brazada. El aquí y ahora de nuevo, ¿te acuerdas?

El problema es que piensas que tienes tiempo.- Budismo zen. Decía el Buda que sufrimos porque no aceptamos la verdad de la transitoriedad de las cosas, de los procesos de la vida. Demasiado a menudo no somos conscientes de lo que tenemos hasta que lo perdemos – efectivamente las cosas duran lo que duran– y no llegamos a aprovechar los momentos que vivimos todo lo intensamente que debiéramos simplemente porque creemos que tendremos más o que durarán por siempre.

El entrenamiento deportivo no escapa a esta falacia. Demasiado a menudo los nadadores por ejemplo se limitan a hacer kilómetros sin prestar demasiada atención a la intensidad de nado y a la técnica del estilo, cuando la competición lo que exige es nadar rápido y bien (se entiende que una buena técnica es más eficiente) Esa parte es responsabilidad de ellos. Pero demasiado a menudo también es porque el mensaje inconsciente que reciben de los entrenadores es ése precisamente, el de que no debe de ser tan importante. Todos sabemos que lo cuantitativo y lo cualitativo son parámetros inversamente proporcionales: nadar técnicamente perfecto a altas velocidades durante muchos metros no es posible por los altos niveles de lactato y de fatiga nerviosa. Pero aunque esos entrenadores dicen que dan  importancia a eso, lo que transmiten es justo lo opuesto. Durante mis más de veinte años de carrera deportiva en las piscinas he conocido a muchos entrenadores que tenían verdadero pánico a quedarse cortos con los volúmenes que planificaban. Y lógicamente ese pánico lo transmitían a sus nadadores. Ambos acababan compartiendo la creencia limitante de que sin determinada cantidad de metros era imposible hacer determinada marca. Y con facilidad también veía que derivaban la responsabilidad de no hacerla a que el nadador se perdió no-sécuántos entrenamientos en ciertas fases de la preparación.

Pero el universo es esencialmente cualitativo, no cuantitativo. Siempre ha habido nadadores que han hecho grandes marcas entrenando mejor que más. Pero los entrenadores eligen –consciente o inconscientemente– centrarse en la parte de realidad que confirma sus creencias, planteamientos y formas de pensar, y no en los que las cuestionan. Pero es simple lógica formal: Si “es imposible realizar tal marca sin hacer x metros” y aunque sólo sea un nadador hay uno que la hace, el razonamiento es falso. No es casual que p recisamente sean deportistas en los momentos de menores expectativas y por lo tanto con menos presión los que hacen ese tipo de proezas: David Nalbandián, que estaba ya de vacaciones, fue invitado como reserva a la Copa Master´05 y le ganó la final y en el 5º set a Roger Federer nada menos; Dinamarca entró como lucky loser y ganó la Eurocopa´92 de fútbol sin haberla preparado específicamente; nadadores sin estar en puesta a punto ni depilados que han hecho su mejor marca; etc. La presión atenaza, hace que todo sea menos fluido. Porque la presión implica un miedo subyacente, y ya te expliqué en las dos primeras partes de este artículo las fatales consecuencias que éste tiene en nuestro organismo en general y en cuanto a la búsqueda del rendimiento óptimo en particular. El resultado de la doctrina oficial encaminada al cuánto en vez del cómo a menudo es la falta de rendimiento, el sobreentrenamiento, las lesiones, la falta de motivación del nadador y el abandono prematuro de las piscinas.

La conciencia global: el efecto del centésimo mono
Es un tema en boga, la masa crítica. Con el estudio de las dinámicas de la conciencia colectiva, estamos empezando a entender la naturaleza de la gran red de información en la que se procesan nuestras decisiones individuales. / Mientras sigas pensando que el extranjero, el que profesa otra religión, el que tiene otro color de piel o vive en otro sitio es diferente, no podremos llegar a la masa crítica. Debemos derribar las barreras que nos imponen en la división, unificar nuestros seres en una sola especie con un origen y un objetivo común: la humanidad.- Bianca Atwell

Multitud de experimentos realizados con animales y con personas en distintos momentos y zonas del mundo han constatado el hecho de que todos estamos interconectados, que existe un campo que responde al poder de la intención y que a partir de una determinada masa crítica los cambios en sujetos individuales se extienden a todo el colectivo automáticamente ¡sin que medie aprendizaje o comunicación consciente entre ellos!

Siempre ha habido barreras psicológicas difíciles de superar en todos los campos de la vida y especialmente en el deporte. La natación no es una excepción. Recuerdo un Campeonato de España absoluto de piscina corta en el que por primera vez se rompió la barrera del 1´03” en 100br en una de las primeras eliminatorias matinales. Sorprendentemente, en todas las series siguientes hicieron lo mismo. Recuerdo estar con Ismael García (`Chis´) en a quel momento y cómo me comentaba extrañado la de campeonatos en que esa marca sólo se hacía en la final y para disputar las medallas, y que en cambio de repente en aquél muchos nadadores la estaban haciendo al mismo tiempo de forma inmediata. Uno derribó el que hasta ese momento era el límite y eso modificó inconscientemente la creencia de los siguientes acerca de si era o no posible para cada uno de ellos hacerlo también: “Si uno puede, se puede.”

Esto se conoce como el efecto del centésimo mono, e implica que si determinado número de nadadores realizan determinadas marcas en unas condiciones excepcionales eso hará que se cree una masa crítica –en principio determinada tras muchos estudios en la raíz cuadrada del 1% de una población dada, si bien cuanto mayor sea esa masa crítica mayores y más rápidos serán los cambios– y que tanto entrenadores como especialmente el resto de nadadores modifiquen las creencias limitantes que tenían con respecto a dichas marcas y el avance sea mayor, más rápido y global. ¡Por eso deberíamos centrarnos mucho más en lo extraordinario que en lo ordinario! Te daré un par de ejemplos que pueden ayudar a ir modificando nuestras creencias con respecto a lo que es posible o imposible: Gregg Braden en La ciencia de los milagros (ver bibliografía) muestra cómo mediante el poder de la intención cuatro médicos y la paciente misma son capaces de hacerle desaparecer a ésta un tumor inoperable de 7cm en menos de 3´, y todo ello mientras se ven las imágenes de la resonancia en el monitor en tiempo real. No me toca a mí convencerte de su veracidad, pues de ti depende creerlo o no. Lo importante aquí más allá de lo asombroso del hecho es que, si bien posiblemente la paciente hubiera sido capaz de sanarse ella sola, como ocurre con los seres humanos en general se sintió más fuerte, poderosa y confiada cuando tuvo el apoyo de otros, lo que confirma aún más la potencia del Efecto Pigmalión en un proceso educativo o de entrenamiento. Hira Ratan Manek (ver bibliografía) comenzó a investigar la antigua técnica de mirar al sol durante la primera hora al amanecer y la última al anochecer, pues en muchas tradiciones se hablaba de los enormes beneficios que tenía. (La radiación que emite en esos dos momentos es al parecer menor que la que emite un televisor) Al final se hizo un experto teórico y practicante. Desde el 18-6-1995 vive sólo de la energía del sol y del agua que `carga´ con sus rayos. En ocasiones y por motivos de hospitalidad y fines sociales bebe té, café y suero de mantequilla. Hasta la fecha ha tenido tres ayunos estrictos (sol+agua) bajo la supervisión de médicos y científicos, de 211 días, 411 días y el último de 130 días, en los que pudieron comprobar su perfecto estado de salud, su nulo nivel de neuronas muertas y el anormal crecimiento de su glándula pineal (que suele reducirse con la edad) La NASA lo investigó y ya hay bastantes personas por todo el mundo practicando el Sun Gazing.

“Tanto éxito, a veces nubla la vista: todos tendemos a ello. Y se llega a una exigencia desmesurada.” (R. Nadal) / “El éxito es fugaz y está sobrevalorado” (Vicente Del Bosque)

Ya te expliqué que habitualmente operamos con la mente dual del nivel ego de conciencia, desde donde observamos la realidad en función de pares de opuestos (frío-calor, noche-día, justo-injusto, etc.) y catalogamos las cosas como positivas o negativas, buenas o malas. Pero sabes ya también que las cosas no son verdaderamente así: sólo lo parecen desde nuestro punto de vista. (A eso se refería Einstein con su Teoría de la relatividad, que todo es relativo a un observador desde las coordenadas espaciotemporales en las que se encuentra en el momento de la observación, medición, etc.) Esa clasificación desde la dualidad nos ayuda a comunicarnos, a tomar decisiones, etc. Pero como dice Ken Wilber, el problema viene al confundir el mapa que trazamos de la realidad con la realidad misma. Especialmente cuando como consecuencia casi lógica pero terriblemente equivocada de lo anterior creemos que se puede aislar lo “malo” de lo “bueno” y eliminarlo, pretendiendo experimentar solamente una parte de la polaridad. Para que entiendas mejor esta locura, es como tener un trozo de metal esférico, aplanarlo y llamarlo “moneda”, hacerle dibujos distintos por cada lado, denominarlos “cara” y “cruz”, y pretender después que sólo existe uno de los dos, cuando por definición existe la cara porque existe la cruz y viceversa, y además en realidad son los dos lados de lo mismo. Hacer eso es sencillamente imposible. Es como tomar un imán con su polo positivo y otro negativo y cortarlo por la mitad para quedarse únicamente con un polo: ¡Los trozos resultantes automáticamente vuelven a polarizarse!

Pues todo en el mundo funciona así. Y es clave que entiendas que es tu mente dual la que atrae también el opuesto que quieres evitar cuando eliges, porque en esencia no existen los opuestos per se, y la idea de dualidad no es más que otra ilusión fruto del nivel ego de conciencia. Me vas a permitir como resumen que vuelva y utilice conceptos e ideas de las dos partes anteriores de este artículo: Si sólo se pueden calcular las probabilidades a priori de que algo suceda (Principio de Indeterminación / Incertidumbre de Heisenberg, recuerda); si uno hace lo que sabe hacer y además la mayoría de las veces es a un nivel inconsciente; si todo siempre pasa por algo, y ese algo es siempre para bien (que aprendamos algo de nosotros mismos que hasta ese momento desconocíamos); si la misma idea de éxito o fracaso no es más que una ilusión, y toda evaluación final depende siempre del punto de vista del observador… ¿cómo se pueden exigir marcas o resultados concretos a un nadador o entrenador? Y mejor aún, ¿dónde cabe la idea de fracaso? Nunca he escuchado a Toni Nadal ni a Nadal mismo comprometerse a ningún resultado antes de un torneo o al empezar una temporada, y menos aún sentir que han fracasado, no importa en la ronda que perdieran ni contra el rival que fuera. Tampoco lo recuerdo de Guardiola cuando fue eliminado de la Copa por el Sevilla o de la Champions por el Inter de Milán. De hecho, si por algo se caracterizan ambos es por condicionar su conducta a la conducta en sí misma y no a un resultado, que por definición es incontrolable e imprevisible: esforzarse al máximo, tratar de hacer su juego, tratar de jugar bien, respetar al contrario no importa su ranking y salir siempre a darlo todo. Y qué curioso que ambos son terriblemente exitosos y están haciendo historia en sus respectivos deportes.

EDUARDO FRANCO 08/02/12 http://www.marca.com/

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s