¿Quieres saber de donde viene tu sobrepeso, como controlarlo?

Lo más importante es tener una motivación correcta, esa motivación depende solamente de ti de un cambio de actitud.

Cierra tus ojos y deja volar tu imaginación, imagínate como te verías con todos esos kilos de menos, imaginate como te quedaría toda esa ropa que ahora no puedes usar. No te angusties y no te preocupes por tu peso, preocúpate más como va aflojando la ropa por sentir mayor agilidad, por sentir menos cansancio. En definitiva por dándote cuenta de que:

¡si verdad quieres, puedes lograrlo!

Actitud positiva

Lo más frecuente es abordar el problema de la obesidad centrándose (incluso, de forma obsesiva) en el peso. Sin embargo, la experiencia de diversos expertos aconseja olvidarse de la báscula y centrarse en la salud como objetivo principal de actuaciones como moverse más y comer mejor. Así mejoraremos nuestra salud y, de forma indirecta pero quizá con mayor efectividad que si se abordara “de frente”, nos encontraremos también con un peso más favorable.

El aspecto psicológico es muy importante, y parece razonable pensar que, si queremos luchar contra la obesidad, es bueno que el obeso la rechace de forma visceral y terminante para motivarse y, además, se controle el peso de forma obsesiva: “para luchar contra la obesidad, el objetivo es el peso”. Sin embargo, cada vez más expertos opinan otra cosa, y esa opinión se ve refrendada por diversos estudios.

En primer lugar, está la cuestión de priorizar los objetivos. Es cierto que la obesidad produce determinados problemas de salud que todos conocemos, pero también lo es que muchas veces, en la lucha contra la obesidad, conseguimos quitarnos kilos a costa de nuestra salud. Piense, por ejemplo, en las dietas milagro. Por eso, y porque parece claro que es mucho más importante la salud que la estética, lo primero que hay que hacer es priorizar entre ambos objetivos.

Pero no solo hay que poner a la salud por delante de la estética. Muchas veces, incluso para bajar de peso, es preferible olvidarse de los kilos de más y buscar únicamente la salud en comportamientos relativos a la actividad física y la alimentación. La obesidad se reducirá poco a poco como consecuencia de estos cambios en nuestros hábitos.

Otra conclusión muy interesante, aunque parece poco intuitiva, es que estar insatisfecho con el propio cuerpo, en lugar de producir una motivación extra para luchar de forma saludable contra la obesidad, supone una mayor frecuencia de conductas poco saludables para adelgazar, como seguir dietas milagro o comer de forma compulsiva, además de sufrir ansiedad o estados depresivos. Lo anterior puede suponer, aunque parezca contradictorio, un aumento del peso y una menor participación en actividades físicas.

Por tanto, la clave está en cambiar el enfoque: no se trata de prohibir (o prohibirse) tal o cual alimento, “porque engorda”. Es mejor decir (o decirse) mensajes positivos cuyo fin sea la salud: comamos verduras y frutas, que son más sanas; evitemos los bollos envasados, que tienen grasas hidrogenadas y son malos para la salud; vayamos andando a la facultad, y así haremos ejercicio y nos sentiremos mejor; utilicemos recetas saludables en vez de hacer siempre fritos; hay que cocinar a la plancha, que es más sano… .

No hay que contar calorías, no hay que pasar hambre; combinando los grupos de alimentos de esta forma uno no engorda y si padece sobrepeso adelgazará seguro:

Cómo combinar los alimentos

Hoy en día es fácil escuchar a la gente: ‘que cansado estoy…’, ‘¿y que has hecho en todo el día?’, ‘Nada…’ Creo que en gran parte este cansancio permanente que tienen algunos es debido a su alimentación. Lo más importante del proceso de nutrición de nuestro cuerpo es la digestión, ya que es cuando asimilamos los alimentos que ingerimos. El proceso de digestión nos consume mucha energía, por eso después de una gran comilona nos entra modorra y es tan habitual echarse una siesta.

Pues bien, si queremos estar plenos de energía lo mejor es tener digestiones lo menos pesadas posibles y es aquí donde entra la combinación de los alimentos. A nadie se le escapa que, por ejemplo, un cocido que lleve carne, chorizo, patata y garbanzos (pese a lo delicioso que es) nos hará tener una digestión de lo más pesada. En cambio, un arroz con verduras no. ¿Qué quiero decir? Pues que según como combinemos los alimentos haremos sufrir más o menos a nuestro cuerpo a la hora de digerirlos, con el consecuente gasto de energía.

Como no me quiero enrollar demasiado en esta entrada no me extenderé explicando de que están compuestos los alimentos. Más o menos todos sabemos que se basan en proteínas (carnes, pescado, huevos, …), hidratos de carbono (arroz, pasta, patata, pan, mijo, quinoa,…) y grasas (aceites, frutos secos, mantequilla,…), además de vitaminas y minerales.

Lo que se trata de hacer es combinar los alimentos de tal manera que en cada comida sólo haya un elemento rico en un solo compuesto. Es decir, una comida compuesta por un hidrato de carbono (arroz, pasta, pan, cuscús, patata) que podremos combinar con verduras (base para la alimentación humana). O por ejemplo una cena con un alimento proteíco (carne, pescado, huevos) combinado con verduras también.

Como veis las verduras son fundamentales y siempre combinan bien ya que son muy fáciles de digerir. Esto es porque no son abundantes en ningún nutriente, excepto en agua, minerales y vitaminas (fundamentales para la vida). Alguno se enfadará porque dice que no le gustan las verduras. Yo le diría: amigo, educa el paladar, si te acostumbras las verduras son deliciosas.

Llegados a este punto no pretendo que nadie cambie su forma de alimentarse, aunque no me cabe ninguna duda de que algunos deberían. Simplemente quiero exponer mi opinión de que lo importante a la hora de alimentarse es la combinación de alimentos que elegimos y no lo ricos que están.  La gente es muy incrédula y se basan en lo que han comido toda su vida. No aceptan que ahora venga alguien y les diga que una tortilla de patatas no es todo lo sana que ellos creen (por muy sabrosa que esté). Por eso he aprendido que no se puede convencer a nadie, simplemente expongo la información y mis experiencias con el ánimo de que a alguien le pique la curiosidad, decida investigar un poco más y pruebe una manera más lógica de alimentarse.

Todo radica en los ácidos y bases que se unen en el estómago. Por ejemplo si combinamos una proteína (que se disuelve en un medio ácido) con un hidrato de carbono (que se disuelve en un medio alcalino) en el estómago, el hidrato de carbono quedará inhibido por el ácido, con lo cual no aprovechamos correctamente los nutrientes en esta digestión.

Si profundizamos más en el tema dentro de estas combinaciones las hay muy malas, malas, aceptables y buenas. Por ejemplo pasta con verduras y un poco de queso fresco no nos va a matar. Podéis ver esta otra pirámide con las relaciones buenas y malas de los alimentos:

Os recomiendo que vayáis poco a poco, aprendiendo de que está formado cada alimento y después todo irá rodado. También os digo que no os frustréis por comer algún exceso de vez en cuando, es importante mantener la moral alta y no es malo darse algún capricho de vez en cuando, como por ejemplo una buena cena con los amigos, comer en casa de tus padres alguna vez o un postre después de comer si os quedáis con hambre.

Lo que notaréis comiendo de esta manera es que adelgazaréis sí o sí. No me gusta llamar a esto dieta, para mi más bien son hábitos alimenticios, pero lo que está claro es que uno adelgaza hasta llegar a su peso ideal casi sin darse cuenta. No hay que contar calorías, no hay que pasar hambre; combinando los grupos de alimentos de esta forma uno no engorda y si padece sobrepeso adelgazará seguro.

Evidentemente también hacer ejercicio es otra actitud que se debe tomar, no solo por comer bien vas a estar en plena forma, pero ayuda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s