Focos y campos interferentes, como afectan a las personas

¿Qué es un campo interferente, cómo nos afecta y cómo podemos saber si tenemos uno?

dientes

Los campos interferentes pueden haberse desarrollado en donde, en algún momento de la vida de la persona, hubo:
> un proceso inflamatorio o infeccioso
: amígdalas (faringitis, anginas, difteria, mononucleosis, escarlatina); adenoides; senos de la cara (sinusitis); oídos (otitis);sistema nervioso central (meningitis, encefalitis); hígado (hepatitis); vesícula; páncreas; pulmón; bronquios; estómago; intestino; apéndice; riñón; vejiga (cistitis); próstata; pene (venéreas); ovarios; útero; vagina (infecciones); abscesos; úlceras; etc.
> una cicatriz
por cirugía o herida en piel, mucosa, músculo, víscera, tendón o hueso (fractura).
> un traumatismo (golpe, caída, agresión física)
> problemas odontológicos: cicatrices de extracciones; una pieza desvitalizada (conducto); compromiso de la pulpa dentaria (nervio) por un arreglo profundo; granuloma; infecciones óseas residuales; quistes; odontomas; procesos inflamatorios o infecciosos presentes o pasados: periodontitis, bolsas gingivales; piezas en posición anómala, retenidas, semi-retenidas, desplazadas o inclinadas; muelas de juicio sanas sin espacio propio o en contacto con el canal del nervio mandibular; piezas embrionarias; restos de raíces; piezas utilizadas como pilares de puentes; metales (implantes, pernos, amalgamas, ganchos, prótesis); endodoncias con sobreobturación del material de relleno que irritan el hueso subyacente; ortodoncia en adultos  y trastornos oclusivos (mordida).
> la memoria corporal de una carga afectiva, emocional o daño psicológico (estrés, pérdida, abuso sexual, tortura, etc.).
> un cuerpo extraño (metal, vidrio, hilo de sutura, talco de los guantes, etc.).

Este campo interferente genera, de manera repetida, estímulos de bajo umbral. Estos estímulos, no son irritantes por si solos, pero al ser constantes, generan una sobrecarga del sistema (hígado, glándula, nervio, etc.), irritándolo.

Si uno de estos sistemas, una vez que está sobrecargado, recibe un estímulo adicional, puede saturar la poca capacidad que le queda a este para procesar, generando un cuadro patológico.

Es como cuando tenemos un vaso con agua hasta el borde y le echamos un poco más de líquido, el agua que rebasaría el baso, derramándose, sería el cuadro patológico. Por esto los expertos en biorregulación dicen que “el campo interferente es un condicionante, que se manifiesta, con las sobrecargas adicionales”.

Las alteraciones de la respuesta del cuerpo, a los estímulos que recibe, evidencia el problema de regulación al que está sometido este, cuando existe un campo interferente.

Cuando existe un campo interferente, hay una respuesta exagerada a cualquier estímulo. El esfuerzo adicional que conlleva esta respuesta, afecta directamente a la economía del cuerpo. Y al cavo de un tiempo, lo fatiga. La fatiga hace que los síntomas desaparezcan, aunque la in-capacidad de regulación se mantiene, creando la falsa idea de que, uno se ha curado.

La suma de varios campos interferentes, hace que, poco a poco, el cuerpo pierda la capacidad que tiene para adaptarse a nuevos estímulos, perdiendo su capacidad de aprendizaje.

¿Cómo podemos saber si tenemos uno?

Cuando aparece una enfermedad y existe un campo interferente, los procesos que la regulan se encuentran alterados, por lo que el curso normal de esta, cambia. Convirtiéndola en una enfermedad poco definida, atípica o desconocida.

cica¿Cómo podemos detectar un campo de interferencia?

Se puede sospechar de tener un campo interferente, si uno se encuentra en una situación en la que, la causa y los efectos de una enfermedad, parecen no tener una relación lógica.

Cuando aparecen diversas alteraciones en una misma zona del cuerpo y más aún, si estas no coinciden en el tiempo (podemos darnos cuenta por frases como, tengo la garganta débil, la espalda delicada; parece que todo nos va al mismo sitio.).

El siguiente paso sería, la realización de pruebas que certifiquen o descarten las sospechas. Para esto se utilizan diferentes técnicas, entre estas las más eficaces son:

Los test de biofeedback y kinesiología, las mediciones bioeléctricas de la zona (aparatos de biorresonancia), la medición de la termorregulación, la electroacupuntura o el dermograma de impulsos, entre otros.

¿Qué consecuencias puede traer un campo interferente?

Pueden causar enfermedades crónicas (Adler).

Alergias, depresión, impotencia y si el bloqueo es largo, estados degenerativos (Von Riccabona).

El deterioro de la capacidad de regulación del sistema básico, puede generar la aparición de cualquier enfermedad (Pischinger).

Y muy importante: debido al deterioro de la capacidad de regulación, puede generar el bloqueo de la terapia que recibe la persona.

Extraído del libro: medicina de las regulaciones biocibernéticas.  Coordinado por el Dr. Fernando Rivera Rojas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s