El camino del autodescubrimiento

Aquí os dejo una entrevista de una persona que me esta ayudando, por medio de sus audios y sus lecturas, a confiar y tener fe, mantener mi esperanza en el trabajo que estoy aprendiendo y realizando, que es ayudar a otras personas a sacar su potencial interna, atreverse a ser nosotr@s mism@as, cambiar nuestro software, nuestros pensamientos, nuestros hábitos para llegar a experimentar la plenitud que hay en la armonía de nuestro ser, llegar a la coherencia entre pensamiento, palabra y acciones, a llegar a ser libre, feliz. Gracias por todas las personas que me voy encontrando en el camino de la vida voy en este proceso de entenderlo y aplicarlo desde el amor, me gusta el proceso que estoy viviendo, no borraría ninguna vivencia vivida, aunque me allá costado tiempo aceptar algunos casos de mi vida.

GRACIAS UNIVERSO POR TODO LO QUE ME ESTAS DANDO PARA AVANZAR EN EL CAMINO DE MI VIDA.

Convierte tu pasión en tu profesión: Entrevista a Sergio Fernández

Queridos amiguitos,

tengo el placer de presentaros a este compatriota vuestro cuya pasión es ayudar a otras personas a encontrar su misión vital y que vivan acorde a ella. Considero éste un tema lo suficientemente importante como para que le dediquéis media hora de vuestro tiempo a leeros la entrevista (de arriba abajo, no en diagonal) que con todo mi amor y cariño he realizado, y a continuación reflexionar al respecto.
Sergio Fernández es periodista especializado en desarrollo personal, coach, conferenciante, director del Master de Emprendedores, autor de cuatro libros y colabora con varios medios de comunicación. Pero sobre todo Sergio hace una cosa que mucho de vosotros no hacéis porque consideráis que el simple hecho de vivir a Berlín ha revolucionado vuestras vidas. Sergio se ilusiona cada día con su trabajo y lo ha dado todo para poder dedicarse a día de hoy plenamente a lo que le gusta. Se puede decir que, por tanto, Sergio es un ser humano feliz.

¿Y vosotros? ¿También sois felices el tiempo que no estáis de fiesta? ¿Os atrevéis a ilusionaros cada día de vuestra vida?

Dicho esto, vamos al turrón:

Marcella: Sergio, tu blog se titula Pensamiento Positivo. A cuento de esto, ¿es ser optimista en el día a día una elección?

Sergio: Correcto. Yo creo que es una forma de estar en el mundo. Tenemos muchos motivos para ser optimistas: estamos vivos, tenemos Skype, tenemos agua en el grifo, bicicletas, gente que nos quiere…¡lo tenemos todo!  No ser optimista me parece feo y de desagradecido, incluso de mala educación si me apuras. Esto no significa que no tenga los pies en el suelo y que no sepa lo que ocurre en el mundo y que hay personas que lo están pasando mal, pero también sé que existen soluciones para ello. Existen soluciones materiales para problemas materiales y soluciones espirituales para problemas materiales. Es decir, que hoy en día se sabe qué herramientas y qué receta hay que aplicar para cada problema que tengas. Esta es una de las cosas que me apasiona de mi trabajo como facilitador y como director de un máster, y es que para casi cualquier problema que tengas en la vida hay alguien que ha elaborado una receta para solucionarlo. Entonces el éxito es la consecuencia de aplicar esa receta el tiempo suficiente, por lo tanto ¿cómo no voy a ser optimista?

M: Uno de tus libros se titula “Vivir sin jefe” y en él hablas desde el primer momento de dedicarse profesionalmente a lo que realmente a uno le apasiona. ¿Es posible dedicarse a lo que a uno le apasiona “viviendo con jefe”?

S: Eventualmente la cuestión no es tanto vivir con jefe o sin jefe, sino entender que en el presente y en el futuro todos los seres humanos somos y seremos emprendedores. Yo no podría hacer mi proyecto de Pensamiento Positivo solo, no podría ni debo. Eso no significa que no sea jefe de otras personas, al igual que en otros proyectos hay otras personas que son jefes de mí. La cuestión no es si hay o no jefe, tiene que haber un líder (prefiero la palabra líder a jefe), sino si el proyecto en el que participas tiene sentido o no. Y cuando tú participas en un proyecto con sentido, que aporta significado a tu vida y a la de otros seres humanos, te da igual que haya un jefe o no. Por supuesto que tiene que haber alguien que lleve el timón del barco, pero la cuestión es si tú quieres viajar en ese barco y con esos compañeros de barco. Y yo creo que esa es la pregunta que tenemos que hacernos. El jefe de la era industrial, el jefe taylorista, el jefe del “de 9 a 7″…bueno, me da urticaria sólo de pronunciarlo. Pero el líder que a lo mejor no tiene ni cargo, el líder que muestra otra visión y que ayuda a que otros seres humanos caminen junto a él para cumplirla…buah, eso me encanta.

M: Entonces, ¿es más una cuestión de utilizar el término líder en lugar que jefe?

S: A ver, los jefes y los empleados son un bonito vestigio de la era industrial. ¿Te acuerdas de ese momento entrañable en el que nacimos, en el que había fábricas, jefes y los títulos universitarios servían para algo? Todas esas cosas ya no existen, hoy en día una persona colabora en un proyecto, no es empleada. Aquel que tenga mentalidad de empleado lo pasará mal, ya que cada vez recibirá menos remuneración y cada vez habrá menos personas que quiera trabajar con ese ser humano. La cuestión es que en el futuro a cada uno le tocará liderar su propio desarrollo personal y profesional, y lo hará junto a otros seres humanos que también querrán liderar su propio proyecto profesional.

M: Si todo el mundo se dedicara a lo que le gusta, ¿qué pasaría con los puestos más mecánicos: cajas de supermercados, fábricas, etc? ¿Seguiría habiendo gente que trabajara en ello?

S: Yo creo que cuando alguien descubra su verdadera pasión nadie hará esos trabajos. Es como si me preguntas ¿qué pasará con los mineros? Pues ese trabajo no lo hará nadie, sino las máquinas. ¿Qué pasará con los estibadores de los puertos? Donde antes en un puerto se necesitaban 600 estibadores ahora hay 7. Es decir, que ahora en lugar de 600 descargadores hay un tipo con un jostick que mueve una máquina para descargar en un barco. Date cuenta que ahora ya las labores de un hogar donde el ser humano no aporta nada las hacen casi todo máquinas: lavadoras, lavavajillas, etc. Creo que es no tener miras de futuro pensar que hay trabajos que van a tener que desempeñar siempre los seres humanos y que nadie quiere hacer. En el futuro nuestro trabajo lo ¿¿¿¿harán máquinas, y los seres humanos que hoy están haciendo estos trabajos se dedicarán a desarrollar máquinas que hagan esos trabajos. Me parece más inteligente y tiene más sentido.

M: Otro de tus libros se titula “Vivir sin miedos”. ¿A qué tenemos tanto miedo para que te dé para escribir un libro entero sobre ello?

S: Tenemos miedo a brillar, a nosotros mismos, a la felicidad, a alcanzar nuestros objetivos. Nos creemos en el fondo tan poco merecedores del éxito, de la felicidad, del amor, que nos da más pánico lograr las cosas y vivir desde el amor que vivir desde el miedo. Entonces vivimos con vidas con sabor a comida de hospital. vidas a medias. Nos da más miedo hacer aquello que sabemos que tenemos que hacer que tolerar una vida mediocre, gris y a medio gas. Yo remito a un concepto que para mí fue clave, y es “En cada momento tienes que decidir desde el amor o desde el miedo, y eres tú el que va a elegir”. Y en este momento tú puedes estar eligiendo estar haciendo esta entrevista desde el amor o desde el miedo. Es decir, “voy a sacarle el máximo partido para que esto lo divulguen otros seres humanos, voy a aportar significado y plenitud a los lectores de Berlunes, etc” o lo puedes hacer desde el miedo “uy, como me alargue en el tiempo…uy, como haga una pregunta que no le guste a Sergio…” . Y de la energía con la que la afrontes, dependerá el resto de tu vida. Porque en el fondo las decisiones que tomamos en cada instante marcan el resto de nuestra trayectoria vital, y por ello yo trato de hacer cada cosa que hago desde el amor; ahora estoy contigo haciendo una entrevista y estoy a tu plena disposición, me da igual que seas tú o que seas un periodista de la BBC. y cuando acabemos me pondré al 100% con lo siguiente que haga. Lo bueno que tiene esto es que nos permite estar felices ahora, porque si en cada momento estás feliz con lo que haces, eso se llama plenitud , paz interior y felicidad. Entonces, en respuesta a tu pregunta, no daría para un libro, daría para 100.

Entender esto del miedo y del amor cambia tu vida entera, porque entonces cada acción que tomas la tomas desde el amor,y por tanto ya no tienes nada a lo que temer, en ese momento sabes que estas tomando la decisión correcta.

M: ¿A tí te cambió la vida empezar a decidir entre el amor y el miedo?

S: Esto es un proceso, no un objetivo. A mí me cambió la vida entenderlo, y ahora estoy en el proceso de aplicar esto cada vez más en mi vida. Se trata de un aprendizaje, y eventualmente a todos se nos olvida en algún momento que tenemos el derecho y el deber de decidir desde el amor y decidimos desde el miedo. Entonces desde ahí nada funciona. Y ¿cómo sabemos que hemos decidido desde el miedo? Porque enfermamos, porque no sonreímos, porque no somos felices, porque nos agobiamos…Siempre que estás angustiado o tienes pánico a que te deje la pareja o a que te despidan del trabajo….ahí estás decidiendo desde el miedo. No falla.

M: Entre tantas cosas a las que te dedicas, una de ellas es el coaching. Además este término ahora se escucha por todos lados. Parece que todo el mundo hace coaching, hasta David Bisbal es coach. Pero ¿esto del coaching qué es exactamente?

S: Coach literalmente es “entrenador” y etimológicamente viene del húngaro y significa “carruaje”, que es un aparato que te lleva de un sitio a otro. Por tanto un coach es una persona que dispone de herramientas, conocimientos y habilidades que te permite potenciar tu vida y llevarla desde el sitio donde estás al sitio donde tu quieres llevarla. Yo llevo 12 años en contacto con el coaching y todavía me da corte decir que soy coach por todo lo que me queda por aprender. Hay personas que hacen un curso de una semana y se dedican a esto, pero bueno…

M: ¿Puede surgir un efecto burbuja dentro del mundo del coaching?

S: ¡Es que ya ha surgido! Estamos en plena burbuja. Ya bajará, no pasa nada.

M: Berlin es una ciudad llena de artistas, muchos de éstos son españoles que vienen aqui precisamente para poder vivir de lo que les apasiona .Sin embargo, cuando llegan no todos lo consiguen y suelen acabar haciendo trabajos mal pagados que no tiene nada que ver con lo que les gustaría hacer. ¿Cuál seria tu consejo para estas personas?

S: Todos hemos tenido que hacer un trabajo nutricional en algún momento de nuestra vida. Mi propuesta es: coge foco. Que tienes que hacer un trabajo nutricional de 10 o 20 horas a la semana: hazlo. Y míralo como parte de tu estrategia a largo plazo. Lo que diferencia que una persona sea artista o no, es lo mismo que diferencia a una persona de que sea empresario o no, es decir, que se disponga de las herramientas y de la paciencia, y sobre todo que tenga conciencia de ser merecedor del éxito. Si tienes conciencia de éxito y sabes que te lo mereces, y estás dispuesto a hacer las 10.000 horas de las que habla Malcolm Gladwell en Outliers (en este estudio concluyó que la mayoría de las personas empiezan a tener éxito rotundo a partir de las 10.000 horas de dedicación a la misma profesión) entonces tu dices: “si me tengo que dedicar a un trabajo nutricional durante 15 o 20 horas, en el largo plazo no me retrasará tanto, quizás 3 o 4 años”. Si no estás dispuesto a realizar un trabajo nutricional para cumplir tu sueño de poder dedicarte a tu pasión, quizás no tengas tanta pasión por eso.

M: ¿Trabajos nutricionales? ¿Qué es eso?

S: Un trabajo nutricional es aquello que haces por dinero y poco más, para ganar tiempo y para poderte dedicar a lo que realmente te apasiona. El problema es que queremos dedicarnos a lo que nos gusta pero no estamos dispuestos ni siquiera a gastarnos 50 euros en un libro que nos explique cómo hacerlo. Es mucho más fácil quejarse en un bar en Madrid o Berlín y decir que está todo muy mal y que se están pagando 6 euros la hora por hacer un trabajo de camarero, que largarte del bar e irte a estudiar a tu casa y ponerte a preparar fotografías, las pinturas o lo que hagas. Entonces, como yo he hecho tanto la queja en el bar hasta que me cansé, y he hecho el estar noches y noches trabajando preparando los cuatro libros que he escrito, como he hecho las dos partes sé un poco de que va, y te digo que yo habría invertido mucho antes y mucho más de lo que ya hice en aprender o herramientas de Marketing, de gestión de tiempo, de publicidad, de informática….

Porque cada inversión que hace uno en sí mismo, el retorno es casi infinito. Por tanto, si estás agobiado porque tienes que hacer un trabajo nutricional, es que el otro no te interesa tanto. Yo hacía mi trabajo nutricional, cerraba y me dedicaba el resto del día a hacer lo que era mi trabajo vocacional, y llegó un día en el que mi trabajo vocacional tuvo tanto éxito que pude elegir proyectos. Cuando te dedicas a algo con pasión durante mucho tiempo, el éxito llega. La cuestión es, ¿estás dispuesto a dedicarte a esto 1 año, 10 años, 25 años sin tener éxito? Yo hice un pacto conmigo mismo y dije, “yo me voy a dedicar a esto, que es lo que me gusta. Si tengo que vivir pobre vivirépobre. Si tengo que ir en bici cuando no me apetece porque no tengo para pagarme el metro, lo haré. ” La vida te pone a prueba, y si la vida ve que pasas la prueba te dice: “vamos a darle éxito al chaval”. Entonces la vida te lo devuelve porque tú has demostrado que lo has hecho por el placer de hacerlo, no por la retribución económica que te van a dar por ello.

Sé que hay gente que se decepciona en mis seminarios, porque en el mundo del coaching y el emprendedurismo lo bonito es decir que has conseguido el éxito fácil, que eres muy listo y que en un año vas a estar forrado…Yo en mis curso les digo lo contrario: “con suerte y si aplicas todo esto, en un plazo de 3 a 5 años empezarás a ver resultados, y en un plazo de 5 a 10 te irá muy bien”. Por tanto: ¿estás dispuesto a aplicar esto durante los próximos 10 años? A lo mejor es menos sexy que decir que vas a estar forrado en dos años haciendo lo que quieres, pero para mí esto es mucho más honesto y humilde.

De todas maneras, ¿qué más te da si tienes un trabajo nutricional y tienes la mitad del dia para dedicarte a lo que te gusta? Si a las 2 de la tarde te pones a hacer lo que te gusta hasta que te acuestas, se puede decir que eres un ser humano feliz. ¿Qué más te da que te paguen por ello? ¡ya te pagaran!

M: El problema para llevar a cabo todo esto son las jornadas de trabajo a tiempo completo…

S: Lo que no puede ser es querer tenerlo todo: trabajar 40 horas, tener el coche más molón, tener un trabajo vocacional, otro nutricional, atender a tu familia, tener una vida social intensa…Hacerse emprendedor es un estilo de vida, como ser rockero por ejemplo. A mí me gustan mucho los coches, y cuando mis amigos se compraban coches muy guays, yo decía “no puedo porque tengo un plan a largo plazo”. Entonces, ¿estás dispuesto a tener trenta y muchos, cuarenta y pocos y seguir teniendo un coche que se triplique su valor cada vez que le echas gasolina? Mi respuesta era clara, era sí. Pero no sé si todo el mundo está dispuesto.

M: También tienes que tirar de fuerza de voluntad y no dejarte influir por otros factores externos, ya que tienes un compromiso contigo mismo y eso a veces es más duro que tenerlo con otras personas.

S: Por eso ser emprendedor es un camino tan alucinante, y por eso a mí me gusta ayudar a que los seres humanos se hagan emprendedores, porque es un camino de autodescubrimiento, de convertirte en la mejor versión de ti mismo. La segunda mejor versión está bien, lo puede hacer cualquiera, pero ¿y la mejor versión de ti mismo? ¿y darlo todo cuando no te apetece? ¿y darlo todo durante los próximos 7 años cada día de lunes a sábado? A mi me parece un planazo, pero si no estás dispuesto a hacerlo, mejor prepárate unas oposiciones. Porque sino, lo vas a pasar mal.

M: ¿Cuáles son los recursos mínimos con los que hay que empezar a dedicarte a lo que te gusta?

S: Tolerancia a la incertidumbre, amor por la venta y el marketing, amor por el conocimiento, el saber y mejorar, humildad, capacidad de preguntar…Cuando sabes algo decirlo, y cuando no lo sabes, que será la mayoría de las veces, también decirlo. Sobre todo paciencia y ganas de pasárselo bien.

M: ¿Qué ha cambiado para que la generación de mis padres no entiendan conversaciones del tipo “no me importa ganar menos dinero y dedicarme a otra cosa que no tenga que ver con mis estudios  porque eso me gusta más”?

S: Lo que le ha pasado a mucha gente de nuestras generaciones es que hemos visto la vida que han llevado nuestros padres y hemos dicho “yo no quiero eso. No quiero estar toda mi vida en un trabajo que no me gusta para luego jubilarme en Benidorm y bailar el ‘pajaritos por aquí̈́’ “. Hemos visto a personas que han dedicado toda su vida a trabajar para pagar un piso y cambiar de coche cada 10 años, y muchos de nosotros hemos dicho “no way”; si tengo dinero para ello vale, pero no voy a tirar mi vida por la borda por esto.

Por otra parte, hay una cosa importante que para mí es un error y grave, y es que no hay profesiones que den dinero o no, hay personas que hacen dinero o no. Ahora mismo en la informática hay gente que se está forrando y gente que no llega a fin de mes. Ahora mismo hay personas vendiendo botijos hay gente que se está forrando y gente que no llega a fin de mes. Cuando alguien le dice a su hijo “Es que en esta profesión no vas a ganar dinero” creo que están en un error. Tú  lo que tienes que tener es una mente que sea capaz de generar abundancia, y ¿como generas eso? Cuidando a los demás y los detalles, ofreciendo más y más valor a los demás….Yo lo hago en mi master, la gente compra un número de horas y se lleva más. Compran una formación y se llevan mogollón de extras. Como dirían los ingleses, “underpromise and overdeliver”. Esto genera abundancia en tu vida, pero la cuestión no es la profesión. Yo tengo lista de espera en mis formación, pero el sector de la formación en España está la mitad de capa caída. Por tanto no es si te dedicas a la formación o no, sino cómo lo afrontas. Y creo que esto es lo q ueno se ha explicado a los jóvenes, porque se les dice “¡vas a estudiar bellas artes, te vas a morir de hambre!”. Lo que tendrás que hacer es que tu hijo se preocupe de saber de marketing, hacerse una marca personal..pero si el chaval quiere hacer bellas artes que lo haga, ¡como si quiere hacer botijología! Da igual lo que hagas, lo importante es cómo va a afrontar él el tema de la abundancia.

M: Pongámonos en la situación de un afectado por la crisis: Por ejemplo un padre o madre de familia, varios años en paro, con hipoteca, etc. ¿Cómo le convencerías para que se dedicara a lo que realmente le apasiona como solución a su situación?

S: Yo no puedo convencer a nadie de nada, ni quiero hacerlo. Yo me lo llevaría a un cementerio o a una UVI de un hospital y le diría: “mira, tu vas a acabar aquí. En el mejor de los casos, acabarás tarde, y en el peor temprano. Como vas a acabar aquí , ¿qué vas a hacer que con tu vida?“. Yo creo que ser consciente que nos vamos a morir nos da lucidez. Muchas veces estamosperdiendo el tiempo diciendo, que si estoy desmotivado, que si estoy deprimido…No es que estés deprimido, es que estás distraído, que es diferente. No es que no te puedas dedicar a algo, es que no te lo has propuesto. Lo que pasa es que esto es un lenguaje políticamente poco correcto, y lo fácil es decir que está todo muy mal , que hay mucha demanda y poca oferta, etc. Todo esto da igual, lo único que importa es ¿Te vas a levantar mañana a las 9 de la mañana y vas a trabajar 12 horas en tu proyecto, o si tienes un trabajo nutricional 6?. Si las respuesta es sí, la siguiente pregunta es ¿estás dispuesto a hacerlo durante los próximos 10 años?. Si la respuesta es si, enhorabuena, bienvenido al club. Si la respuesta es no, lo siento, mala suerte. Vete al bar y quéjate con otros.

M: Pero si hablamos de dedicarse a lo que realmente a uno le apasiona, no debería dar pereza ni costar un esfuerzo invertir el tiempo que fuera en tu proyecto, ¿ no crees?

S: Es que no hay que hacer nada por pereza ni por miedo, si te da pereza o miedo quédate en la cama, ya conectarás con tu verdadera pasión. A mi me traes un buen libro de desarrollo personal, de espiritualidad o de emprendedores y se me salen las pupilas de los ojos sólo de la ilusión de verlo encima de la mesa. Eso es síntoma de que eso es mi misión vital. Luego hay cosas que me gustan menos, que también me gustan pero que podrían darme más pereza hacerlas. 

Quizás un día si estás cansado, pero te pasa unos días o un tiempo. Pero eso de estar cansado o desmotivado de manera sistemática es solo porque no has conectado con tu esencia. No creo quehayamos venido a este mundo para estar apáticos! Un pino no está apático, un gato no está apático, una alcachofa no está apática ni desmotivada. Entonces,¿por qué debería haber diferencia con los humanos? Porque nos confundimos y nos perdemos, porque nos despistamos…Porque no conectamos con lo que verdaderamente somos. En el momento en el que conectas con lo que verdaderamente eres, no puedes tener pereza. Tengo una amiga que está tan conectada con lo que hace que duerme 3 o 4 horas al día desde hace muchísimos años. Yo todavía no he llegado a ese punto.

M: Es decir, ¿crees que la clave está en obsesionarse?

S: Es que no es obsesionarse o no, es que no puedes hacer otra cosa. Es como si ves un atardecer bonito, ¿te tiene que gustar? No es que te tenga que gustar, ¡es que es bonito!

M: Dime 3 cosas que haces bien y que te sirven para que te vaya bien en la vida.

S: Decidir desde el amor, en un porcentaje tan elevado que te diría que casi rozo el sobresaliente. Preguntar, me gusta mucho y ser humilde. No quitarme los pies del suelos, y entender que todo el mundo tiene algo que aportar en tu vida. Esa sensación de ganas de saber y de aprender en la vida. Y la tercera, yo creo que tengo el don de la comunicación, pero eso no es mucho responsabilidad mía porque me lo ha dado la vida. pero tengo capacidad de escribir bien y comunicarme bien. Lo único que he hecho ha sido ponerlo en servicio de los demás, y eso quizás si es más mérito, coger un don y ponerlo al servicio de los otros, que creo que es parte del éxito.

M: ¿Te refieres a un talento innato?

S: Pero un talento innato, si no lo pones al servicio de los demás te puede destruir eh? Hay que tener mucho cuidado con ello. Una vida no vivida es una enfermedad de la que se puede morir. Si tu tienes algo que saber hacer bien y no ayudas a otros seres humanos con ellos, es posible que se vuelva en tu contra.

M: ¿Es esa la clave? ¿ayudar a otros seres humanos con lo que sabes hacer bien?

S: ¿Se te ocurre otra? Yo no he dado con otra. Si tú sabes pintar, es porque en este mundo tienes que generar belleza para que otros seres humanos la disfruten. Hace poco hablaba con una artista que de hecho pinta, me decía que le iba mal. Yo le decía “normal, ¡si es que no compartes tus obras! Es una llamada que te está haciendo la vida para que salgas de tu estudio”. Si tú sabes pintar bien, y yo no se pintar bien, lo lógico es que yo tenga un cuadro bonito en mi casa que has pintado tú. Y lo lógico es que tú con el dinero que ganas me compres un curso para que a los dos nos vaya mejor. Si los dos hacemos esto, a los dos nos va bien. Si yo estoy en mi casa y no compro un cuadro, mi casa es fea. Si el otro está en su casa y no vende un cuadro, está en su casa y le va mal, y se lamenta porque no se ha hecho un curso mío. Estoy simplificando al máximo, entiéndeme. Pero cuando cada uno ofrece sus talentos al mundo, la energía entra en funcionamiento y a todos nos va mejor.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s