Vivir con incertidumbre

No se trata de vivir resignados, sino de buscar nuevos caminos si falla nuestro plan original. Esperar, a veces, da espacio para ser introspectivo y encontrar la mejor respuesta

Vivir con incertidumbre significa no saber lo que va a ser de ti, si van a cambiar las cosas, si lograrás aquello que deseas y que es tan importante para ti, cuándo se solucionarán tus problemas o qué hacer en una determinada circunstancia.

La incertidumbre es estresante en sí misma y, en algunos casos, puede acabar generando problemas de ansiedad, depresión o insomnio.

La incertidumbre significa que tu futuro es incierto; es una gran duda que invade tu vida y tu mente.

Cuando no sabes qué va a pasar con tu vida, resulta difícil tomar decisiones o dilucidar qué camino seguir, de manera que puedes sentirte como si estuvieras atrapado en un cruce de caminos sin un solo letrero que te indique hacia dónde dirigirte.

desapego

La ansiedad

La primera reacción puede ser de ansiedad y agitación. Tal vez no sabes qué hacer pero, aún así, necesitas hacer algo y comienzas a dar palos de ciego que no te llevan a ninguna parte y puede que incluso empeoren las cosas. Sientes inquietud, tienes problemas para dormir, estás angustiado y te sientes impotente.

La depresión

Después, cuando todos esos impulsivos intentos parecen fracasar y la situación de incertidumbre continua, comienza a aparecer un estado de ánimo más deprimido, más apático. Pero esta apatía no es necesariamente algo malo, sino que es una fuerza que te detiene, te impide seguir dando palos de ciego o actuando impulsivamente, refrena esa necesidad de hacer algo a toda costa y te deja sumido en un estado que parece ser de vacío, pero del cual puede surgir una nueva serenidad y tranquilidad que te permita ver las cosas con más calma.

La aceptación

Y es que el único modo de vivir con incertidumbre consiste en aceptarla. Cuando, de repente, te quedas inmóvil, sin hacer nada porque no hay nada que puedas hacer, significa que has empezado a aceptar tu realidad. Pero no debes dejar que la aceptación se convierta en resignación. La aceptación significa reconocer la situación de incertidumbre en que te encuentras, reconocer que es dura, que es estresante, darte cuenta de lo que sientes, reconocer que necesitas ayuda si es que la necesitas, reconocer que no tienes ahora las respuestas, los medios, los recursos, que ahora no puedes hacer nada y que no sabes qué hacer; significa ver la verdad tal como es.

Tras esa aceptación puedes hacer dos cosas: una, la menos aconsejable, consiste en resignarte, pensar que no puedes hacer nada y que jamás podrás y hundirse en la depresión y la apatía. Y la otra consiste en esperar.

La espera

Estás en una encrucijada y no sabes qué camino tomar. No empiezas a correr a lo loco en cualquier dirección ansiosa e impulsivamente, pero tampoco te tumbas en el suelo y cierras los ojos resignado. Simplemente te sientas a esperar. En esa espera sigues haciendo tu vida con normalidad, procuras alimentarte bien, hacer deporte, estar con personas que te hagan sentir bien. No has olvidado tu situación, ni estás fingiendo que no pasa nada, solo estás esperando, dejando que tu vida fluya siguiendo su curso natural, que las circunstancias se vayan desplegando por sí solas, sin forzarlas. Esperas y observas. De vez en cuando piensas en tu situación, buscas ideas, respuestas, pero no les das demasiadas vueltas, tan solo te haces algunas preguntas y dejas que tu inconsciente se ocupe de buscar respuestas, mientras tú esperas con paciencia, fluyendo con tu vida.

Poco a poco, tu mente se va despejando, las ideas van surgiendo, las dudas empiezan a aclararse, vas encontrando respuestas y empiezas a ver el camino con mayor claridad. La incertidumbre empieza a disiparse. Y lo más importante que has hecho para no dejarte hundir por la situación ha consistido en aceptarla y esperar con paciencia. Y es que a veces la solución está simplemente en la actitud que decidas adoptar. Y es esa actitud, no las grandes ideas o los golpes de suerte, la que al final te saca del atolladero.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s